Por Catalina Maldonado
17 enero, 2020

La especie Arara Azul se encuentra fuera de peligro de extinción gracias a la labor de esta mujer. Ha luchado durante 30 años por los animales.

Hay muchas personas en el mundo que se encuentran comprometidos con diferentes causas, ya sea por el medioambiente y la contaminación, la pobreza, los derechos de los niños o la causa animal. Esta última ha tomado cada vez más fuerza y es que hemos tomado conciencia del cuidado de ellos. 

Una de aquellas personas que se ha destacado particularmente en este ámbito es la bióloga brasilera Neiva Guedes. Por más de 30 años ha estado al servicio de los animales y sobre todo en proteger a la especie de los guacamayos azules, logrando sacarlos de la lista de peligro de extinción. 

Bioguia

Esa titánica labor que ha realizado Guedes no ha pasado desapercibida por nadie, y es que a pesar de que muchas veces es un trabajo silencioso y de muchos esfuerzo, siempre hay alguien que lo puede reconocer. Esta vez un galardón podría significar mucho para ella. 

Gracias a su gran trabajo por lograr salvar a la especie de guacamayos azules, ahora Neiva Guedes competirá por adjudicarse el Premio Faz Diferença 2019, de Jornal O Globo, que reconoce el trabajo y dedicación, además del talento de los brasileños, en la diversas áreas de actividad, que han servido de inspiración tanto para el país como para el mundo.

Instituto de Guacamayos Azules

A través del Instituto de Guacamayos Azules, Neiva fue la principal responsable de eliminar, a la especie anodorhynchus hyacinthinus, más conocidos como los grandes guacamayos azules, uno de los símbolos del Pantanal, de la lista de peligro de extinción. 

‘’Hice una maestría en Ciencias Forestales y el guacamayo azul fue el objeto de mi maestría. Terminó convirtiéndose en un proyecto de vida, ya que el trabajo fue tan envolvente que terminé dedicándole casi 30 años’’, dijo la bióloga de Mato Grosso do Sul al periódico O Pantaneiro.

Bioguia

Pero su labor no solo termina en recolectar datos, sino que es valorada porque alienta a la comunidad a la preservación de la especie: «hablamos y les mostramos a las personas lo que estábamos cuidando, que tenían el privilegio de vivir junto a las guacamayas y tener esta convivencia armoniosa con las aves todos los días. Es una vida muy agradable, la del pantaneiro tradicional junto con la naturaleza, muy armoniosa’’, dijo la bióloga a National Geographic.

Gracias a esta increíble mujer ahora podemos decir con orgullo que hay una especie que si ha sobrevivido a la extinción, por lo que es un honor que su labor sea reconocida a través de un premio tan importante como este.

Una genia. 

Puede interesarte