Por Luis Aranguren
8 enero, 2021

El bisonte americano llevaba mucho tiempo sin ser visto en tierras mexicanas y es que esta especie volvió de la extinción.

Es increíble que a pesar del tiempo podamos ver lo mismo que nuestros antepasados lograron divisar en su momento. Para el estado de Coahuila siempre fue muy importante ver pasar a los bisontes en sus planicies.

Lamentablemente esto no ocurría desde hace 100 años, pero este enero de 2021 todo cambió y es que más de 10 ejemplares pudieron caminar libremente y disfrutar del pasto.

CEMEX / José Hernández

Todo esto gracias a un trabajo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp),  que después de mucho trabajo logró el establecimiento de una segunda manada. Fue de este modo como pudieron lograr salir al aire libre con tranquilidad para disfrutar del frío o del pasto.

Para quienes no lo saben, el bisonte americano o bison bison es la especie más grande del continente americano.

Este hermoso animal solía abarcar México, Estados Unidos y Canadá, siendo de gran importancia para los indígenas de estos lugares. Según estimaciones del Conanp hace algunos siglos atrás habitaban alrededor de 30 millones sobre la tierra, pero en el siglo XX estó disminuyó a tan solo mil ejemplares.

Todo debido a la caza y destrucción progresiva de pastizales en los que habitaban, al quedarse sin espacios iban disminuyendo su fuerza reproductiva.

Esta presión humana logró que en algunos lugares como México se extinguiera, pero afortunadamente órganos del gobierno, universidades y otras organizaciones decidieron devolverlo. Es así como el Servicio Nacional de Parques de Estados Unidos donó 23 ejemplares a México, los cuales han cuidado hasta tener 200 ejemplares.

Es así como llegan a Coahuila 19 ejemplares de bisonte americano para repoblar la región, un duro trabajo que esperamos de frutos.

Este animal es digno de admirar, un gran e imponente bovino con la capacidad de habitar en zonas especialmente frías. Su pelaje tiene la capacidad de protegerlo, esperemos que hayan aprendido la lección en esta ocasión y no sean cazados.

En México esta especie solía habitar en Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Durango y la meta es que vuelvan a estar en todos estos lugares. En el futuro el planeta se los agradecerá, cada especie cumple una función en el medio ambiente y que vuelvan sin duda es algo positivo.

CEMEX / José Hernández

Este año ha empezado muy bien para México, que haya vuelto una especie extinta es un símbolo de esperanza que nos dice indirectamente que todo estará bien.

Puede interesarte