Por Alejandro Basulto
6 enero, 2021

Bransen Jackson, quien andaba pescando, calculó que la capa de hielo tenía poco más de dos centímetros de espesor, pero aún así caminó sobre ella para salvar al pequeño venado. Para él, primero era la vida del animal.

El bombero Bransen Jackson, de Utah, se encontraba en un viaje de pesca en hielo en el congelado lago Panguitch, en el condado de Garfield, cuando logró observar que un cervatillo luchaba en la superficie resbaladiza de esta fuente fluvial. Él sin dudarlo se dirigió rápidamente hacia el venado que se encontraba atrapado en la capa de hielo, sin importarle los riesgos y las graves consecuencias que podía pagar con su vida en caso de que algo saliera mal.

ViralHog / Youtube

Y es que según lo que él mismo contó después, en ese momento Bransen calculó que la superficie del lago congelado tenía poco más de dos centímetros de espesor. Este bombero, acompañado de un amigo que lo grababa, se acercaron al animal, al que tomó con sus brazos para luego llevarlo al suelo sólido en el borde del lago, donde lo bajó suavemente para que posteriormente este ciervo huyera hacia una zona más segura. El pequeño venado salió disparado, corriendo colina arriba mientras los aficionados pescadores lo observaban felices.

ViralHog / Youtube

“Poco a poco comenzamos a caminar hacia allí, en un momento mi bota realmente atravesó una grieta en el hielo. Así que estaba muy delgado, pero yo estaba como: ‘No podemos dejar que este ciervo se quede ahí’ (…) Lo recogí y fue súper tranquilo, súper dócil, como si lo entendiera”.

– dijo Bransen Jackson a 2News

ViralHog / Youtube

Acorde a lo que pudo ver en esos pocos minutos, Bransen cree que el cervatillo había estado en el hielo durante mucho tiempo, debido a que no podía caminar de manera normal y parecía estar bastante adolorido. Seguramente, los resbalones le habrán costado más de una lesión.

Por fortuna, este pequeño ciervo fue salvado por el valiente bombero de Utah, poniéndole fin a una pesadilla que le pudo costar la vida al encontrarse sobre tal delgada capa de hielo. Y hoy de seguro la pensará más de una vez antes de intentar cruzar un lago congelado.

Puede interesarte