Por Alejandro Basulto
24 febrero, 2021

Para salvarlo se requirió cortar varias rocas. Fue una operación arriesgada, y afortunadamente, exitosa.

Diariamente en algún lugar del mundo, un perrito es foco de los más dulces cariños y cuidados en el hogar en el que vive junto a su familia. Y con la misma cotidianidad, también puede observarse en cualquier rincón del planeta como hay canes que en vez de recibir el buen trato que se merecen, son víctimas de negligencias, maltratos y abandonos. Pero también es posible observar cada día, como en diferentes zonas del orbe, distintos individuos o grupos de personas se esfuerzan para rescatar a estos últimos animales.

@diputacionMLG / Twitter

Algo que es realmente parte de la rutina del Cuerpo de Bomberos de Málaga, en España. Ya que los efectivos de esta heroica institución, no solo se dedican a salvar vidas humanas, sino que también a mascotas y otros seres vivos que requieren de su ayuda. Como el caso de un perro callejero, que buscando algo entre las piedras, terminó de alguna manera con su cabeza atascada.

Y a pesar de que hizo todo lo que estaba a su alcance para liberarse, no pudo lograrlo. La angustia pasó a ser entonces su sensación predominante, a la que acompañó con ladridos pidiendo auxilio.

@diputacionMLG / Twitter

Fueron estos los que de alguna manera llegaron a los oídos del equipo de bomberos de Málaga, quienes tuvieron que idear un complejo procedimiento para lograr liberar en poco tiempo al can y sin dañarlo. Para ello, utilizaron un taladro percutor eléctrico con una hoja cincelada, para que de manera lenta y precisa cortar las rocas que rodeaban la cabeza del animal.

Herramienta que de forma esperada asustó al animal. Sin embargo, no se lo podía rescatar de otro modo, y apoyándose también en un martillo y en un cincel de mano, removieron las partes que eran más riesgosas y complicadas para el bienestar del can.

Luego de breves minutos cortando lentamente las rocas, se pudo soltar la cabeza de este asustado perro. El que tras ser quebrada la última piedra que quedaba cerca suyo, pudo liberar su cabeza al mismo tiempo que las personas presentes lo consolaban.

Había salido ileso y sin lesiones, gracias a un complejo procedimiento que llevó a cabo el Cuerpo de Bomberos de Málaga de manera profesional y con mucho cariño por la vida de este animal. Posteriormente, el can aún asustado, no dejó de recibir caricias, para luego ponerse a caminar libremente después de estar un considerable tiempo atrapado.

Puede interesarte