Por Luis Aranguren
19 octubre, 2020

El amor entre un can y su dueño va más allá de la especie, cuando es real se siente como la familia.

Es increíble lo que nuestros perros están dispuestos a hacer por nosotros, no les basta darnos todo el amor del mundo siempre. Si los necesitamos siempre están ahí, si lloramos van y nos lamen para tranquilizarnos e inclusive si estamos en peligro, no dudan en sacar los dientes para defendernos.

Pues en este caso es un perrito que está dispuesto a ir hasta las últimas instancias con su dueño al saber que algo no está del todo bien.

Esto ocurrió en la parroquia de Cête, en Portugal, cuando los bomberos estaban llevando a un señor al hospital. En un momento se percataron de un pequeño animal que intentaba ver qué pasaba, quería estar cerca de su humano quien se encontraba dentro de una ambulancia.

Este hombre estaba enfermo y habían llamado a los rescatistas para llevarlo al hospital más cercano.

Pero al escuchar los ladridos y notar la insistencia en subir, una bombero no se pudo resistir, por lo que abrieron la puerta y se percataron del cachorro del paciente.

“Después de que nuestros operativos pusieran a la víctima en el interior de la ambulancia y procedan al resto de cuidados pre-hospitalarios, notaron que un perrito ladraba desde el exterior. Nuestros elementos abrieron la puerta y encontraron un perrito que quería ver a su dueño y fiel amigo”.

–Bomberos de Cête a través de Facebook

Fue así como lo subieron y permitieron que viera a su querido cuidador, ambos se tranquilizaron y se miraron como diciendo que todo estará bien. Después de una tierna despedida, supo que su querido dueño debía ser atendido y se fue con más tranquilidad.

Facebook / Bomberos Voluntarios de Cête

Por parte de los bomberos es un acto bastante bondadoso permitir que este perrito pudiese ver a su humano.

Por lo general no dejan que los perros puedan acercarse a estos carros de atención primaria, por motivos de higiene y demás. Pero a simple vista se notaba que este perro era uno muy bien cuidado, inclusive tenía una linda ropita.

Facebook / Bomberos Voluntarios de Cête

Obviamente el perro no pudo ir al centro de salud junto a su cuidador, pero ese instante marcó la diferencia en el estado de ánimo de ambos. Esperamos que este señor pueda curarse rápido, porque hay alguien que lo ama esperándolo en casa con ansias.

Dispuesto a ladrar insistentemente con tal de volverlo a ver, eso es lo que se obtiene cuando tratamos a un animal bien, un amor que nos envuelve por completo.

Puede interesarte