Por Antonio Rosselot
15 septiembre, 2020

Además del pequeño “Fire Cat”, los rescatistas y equipos de trabajo se han dedicado a trasladar perros, caballos y ganado a centros médicos y protectoras animales. Al minuto, las llamas ya han arrasado con casi 2 millones de hectáreas y aún no se han podido controlar.

En una angustiante repetición de los eventos que ocurrieron a comienzos de año en Australia, hoy en día la costa oeste de EE.UU está siendo gravemente afectada por una ola de voraces incendios forestales.

AP

Al minuto, se han quemado casi dos millones de hectáreas totales en los estados de California, Oregon y Washington, y los equipos de búsqueda y rescate están haciendo todo lo posible por salvar a la mayor cantidad de personas y animales que puedan.

Dicho esto, el capitán de bomberos Daniel Trevizo estaba liderando las labores de su equipo en la zona denominada “The North Complex” cuando, de pronto, escuchó un maullido que se acercaba gradualmente a su posición.

Record Searchlight

“Mientras estábamos limpiando un área escuchamos maullidos y, poco después, este pequeño gatito llegó hacia nosotros corriendo y mostrándose muy amigable”.

Daniel Trevizo a Record Searchlight

El suelo del sector estaba caliente y humeante, por lo que el gato se movió lo más rápido posible para evitar las brasas. Después de hacerle un breve video, Trevizo lo tomó y lo metió en el bolsillo de su chaqueta de bomberos: “Lo mantendremos seguro hasta que podamos dejarlo en alguna protectora animal”, comentó.

Record Searchlight

La gravedad de las lesiones de este pequeño todavía no se conoce, pero Trevizo cree que el animal —bautizado como Fire Cat—podría haberse visto rodeado de llamas y sufrir quemaduras en sus patas. “Trataré de rescatar un poco de comida del campamento base para este pequeño y asegurarme de que sea bien alimentado. Es un buen gato de fuego”, dijo.

Además de este gatito, los equipos de rescate han tenido que trasladar caballos, burros y perros a protectoras animales locales, generalmente todos con quemaduras de algún grado y lesiones causadas por el fuego.

EPA

La situación en EE.UU es realmente terrible, y esperamos que la agonía no dure tanto tiempo más como en Australia.

Puede interesarte