Por Romina Bevilacqua
17 marzo, 2015

Obtienes alimentos de alta calidad a un menor precio, siempre que lleves tus propios envases ¡Eso suena como mi tienda ideal!

Mientras más conciencia existe sobre los desechos que invaden nuestro entorno, más iniciativas surgen para generar un cambio. Ese es el caso de las tiendas o supermercados «sin desechos» que en los últimos meses se han expandido en países como Francia, Alemania, Estados Unidos, Italia y España, en busca de disminuir la cantidad de desechos que se generan.

La modalidad es simple: el cliente lleva sus propios envases y compra los productos a granel y ninguna bolsa plástica es entregada –muchos llevan sus propios carritos o bolsas de tela–. Lo mejor es que esta modalidad está ganando popularidad y cada vez más tiendas aparecen alrededor del globo. En Francia por ejemplo se acaba de inaugurar otro supermercado libre de desechos y todo comenzó cuando su dueña leyó un libro. Alice Bigorgne trabajaba en la mercadotécnia, hasta que leyó el libro de Bea Johnson Zero Waste Home (Hogar Sin Residuos) que le cambió la vida y la inspiró a abrir un supermercado de cero residuos llamado “Day by Day” en Lille, en el norte de Francia.

Untitled-1

Day by Day” es una cadena de supermercados pequeña que en la actualidad tiene 5 locales en el país, incluyendo la de Bigorgne. Su misión es hacer que la compra de abarrotes sea más ecológica, un admirable cambio de mentalidad que se necesita desesperadamente en el mundo. En Day by Day no hay productos envasados, los 450 productos se venden a granel. Tienes que traer tus propios contenedores o utilizar los que “amablemente te presten los otros clientes”, según el sitio web. Este método ayuda al planeta y a nuestras propias billeteras, ya que frecuentemente y, sin ni siquiera saberlo, estamos pagando por un envasado caro y excesivo. Bigorgne le comentó a La Voix du Nord que, en algunos casos, sus productos libres de envases son hasta un 40% más económicos de lo que pagarías en un supermercado convencional, a pesar de que los suyos sean de mejor calidad.

Puedes comprar precisamente la cantidad de comida que quieres. “Si necesitas solo una cucharadita de café o dos ramas de canela, eso es lo que te venderé”, comentó Bigorgne. La idea es reducir la cantidad de residuos de comida que se desperdician al vender exactamente lo que la persona utilizará. (Un estimado del 24% de las calorías producidas a nivel global se desperdician y ese número en mucho más grandee en Estados Unidos).

Este concepto no es nuevo, es la manera en la que la mayoría de nuestros abuelos e incluso algunos de nuestros padres compraban sus alimentos. Ellos llevaban un tarro a la tienda de la esquina y lo llenaban con la cantidad que querían o la que podían pagar de un ingrediente en particular. A pesar que disfrutamos una selección de alimentos mucho más amplia que las generaciones anteriores, es desafortunado que nos hayamos alejado tanto del modelo de las compras a granel y de la aceptación del uso de contenedores reutilizables en las tiendas. Pero tiendas como Day by Day son un ejemplo que esta tendencia puede estar cambiando. Ojalá que estas iniciativas se sigan expandiendo por el resto del mundo y que comencemos a entender que existen otras maneras de comprar que no involucren inmensas cantidades de residuos de envases de plástico.

Visto en: Take Part

Puede interesarte