Por Luis Aranguren
22 enero, 2021

Los animales salvajes suelen meterse en raras situaciones, por suerte están los humanos para su rescate.

Es increíble lo que algunos animalitos pueden llegar a hacer, tienen una facilidad para meterse en problemas bastante sorprendentes. Al parecer la curiosidad y el instinto de alimentarse es más grande que cualquier tipo de sentido común que haya podido desarrollar a lo largo de su evolución.

Afortunadamente existen los humanos de buen corazón, con la disposición de ayudarlos cuando por sí mismos no pueden.

Twitter / RSPCA

Uno de esos momentos donde la ayuda humana fue necesaria ocurrió cuando una lechuza cayó dentro de un extractor. Aunque las personas no saben qué le llamó la atención de ahí, al intentar salir se atoró.

La cuestión fue que no se percataron de su presencia con rapidez, por lo que estuvo ahí durante días.

En estos ventiladores se suele acumular la grasa, por lo que esta pobre ave se encontraba totalmente pegajosa y llena de restos de comida. Al percatarse de la situación una joven llamada Leanne quitó la tapa lo más rápido posible y sacó al búho.

De inmediato revisaron que no tuviese alguna herida y por suerte fue así, por lo que procedieron a darle una ducha de inmediato.

Por supuesto que esta ducha duró más de lo pensado, y es que hubo que quitarle una dura capa de grasa de su pobre maltratado cuerpo. Pero apenas lograron sacarla recobró vida, estaba tan linda como antes de caer en este lugar.

Aunque no fue lastimada, esta lechuza será rehabilitada y alimentada bajo vigilancia algunos días.

Twitter / RSPCA

Primero para ayudarla a lidiar con esta terrible experiencia, pues mantener tanto tiempo una posición pudo ser problemático. Una vez esté lista volverá a donde pertenece, podrá regresar a la naturaleza a volar como antes lo hacía.

“Ahora permanecerá en Ryedale Rehab hasta que se le dé un certificado de buena salud y esté lista para ser devuelta a la naturaleza donde, con suerte, se mantendrá alejada de las cocinas”.

–Rescatista de animales Leanne dijo a la RSPCA

Aunque no sabemos cómo sea la memoria de estas aves, seguro es una experiencia que no olvidará. La próxima vez que vea un espacio tan pequeño, deberá pensarlo dos veces antes de entrar ahí si no quiere volver a estar encerrada.

Twitter / RSPCA

Aunque no lo creamos esto es más común de lo que parece, por curiosidad o hambre los animalitos suelen meterse en lugares peligrosos y si no son descubiertos a tiempo no viven para contarlo. Nos alegra que este búho haya sido tan afortunado, pues tendrá la oportunidad de volar de nuevo.

Le deseamos que no se meta en más problemas.

Puede interesarte