Por Felipe Costa
17 marzo, 2021

Sampson se encontraba junto a su dueño en un parque de Nueva York, cuando de pronto salió corriendo aceleradamente sin dejar rastro. El peludo llegó hasta las vías del tren cruzándose con el conductor Christian Beck, quien actuó instintivamente para salvarlo.

Calificar de heroico lo que un conductor de trenes hizo para salvar la vida de un perro perdido, quizás se quede corto al saber que solo tuvo segundos para reaccionar y evitar un trágico final. Hay veces que nos encontramos en situaciones repentinas que nos obligan a tomar decisiones apresuradas y seguramente, Christian Beck jamás se olvidará del honorable acto que hizo una mañana que pensó sería rutinaria, informa el New York Post.

LIRR

Todo parte con Sampson, un Bulldog inglés de 8 años que se encontraba junto a su dueño, Mike Francow, en medio de un parque de Nueva York durante la hora de almuerzo. En un instante, el amo se distrajo y se percató que su querido perro había salido corriendo, iniciando una búsqueda frenética por encontrarlo.

Lamentablemente, luego de dos horas, Francow le perdió el rastro y se vio obligado a devolverse a su trabajo totalmente angustiado, lo que no sabía es que Sampson huyó a las vías del tren.

LIRR

Quizás fueron cosas del destino, pero justo en ese momento, un experimentado conductor de trenes llamado Christian Beck conducía por las vías a más de 64 kilómetros por hora con destino a Montauk, fuera de Jamaica, cuando a lo lejos ve algo que se movía aceleradamente. Se dio cuenta que era un perro, corriendo con sus cuatro patas desesperadamente.

Solo una cosa se le pasó por la mente a Beck en ese minuto y fue intentar frenar lo antes posible para salvarle la vida al peludo. Milagrosamente lo logró, se bajó del tren y se acercó. Al ver que era amigable lo tomó en brazos, le dio un poco de agua y lo subió como un pasajero más mientras seguía su recorrido y buscaba a su dueño.

LIRR

Horas mas tarde, Mike Francow usaba las redes sociales pidiendo ayuda por encontrar a Sampson, cuando de pronto, ve una publicación en un grupo de mascotas desaparecidas el anuncio de un conductor de trenes que lo había encontrado.

LIRR

“Como amante de los perros, es como mi peor miedo golpear a un perro. Afortunadamente, era una sección de la vía donde la velocidad máxima a la que puedes ir es de sólo 65 kilómetros por hora. Fue tiempo suficiente para reaccionar y reducir la velocidad del tren”.

–Christian Beck a New York Post

Los miembros de la tripulación, junto a Beck coordinaron para entregarle a Sampson a su dueño, aprovechando de contarle sobre la afortunada salvada que tuvo el perro mientras corría por las vías del tren. Francow no pudo creerlo y quedó eternamente agradecido, asegurando que su mascota tuvo la suerte de encontrar personas tan buenas, que no solo lo salvaron, sino que lo cuidaron.

LIRR

Antes de partir a casa, Sampson se despidió cariñosamente de sus salvadores y Beck le prometió a su dueño que su perro se había ganado un nuevo amigo, por lo que cuando quisiera lo podía llevar para hacer otro viaje en tren por la ciudad.

Puede interesarte