«Cuando Merlín se acurrucó en mí, fue obvio que él era el perfecto» dijo su nuevo dueño. No siempre hace falta ver, sino sentir ❤

No todo resulta como lo tenemos pensado, en ocasiones vamos con un plan muy claro y termina ocurriendo algo que la verdad no era en lo absoluto lo que teníamos en mente. Nos dejamos persuadir o sugestionar de forma muy fácil, pero también hay que reconocer que hay algunos seres que son irresistibles.

Elliott y Nathanial Green salieron un día con una misión: adoptar un gato siamés. Para ello se dirigieron a la Sociedad Humana de Lynchburg en Virginia (Estados Unidos) para asistir a un evento de adopción donde esperaban encontrar la raza que buscaban.

«Todos los gatitos siameses estaban en espera o adoptados, pero afortunadamente, la señora que nos ayudó pensó que Merlín sería la opción perfecta»

Elliot a Love Meow

Merlín era un gatito que llevaron al refugio y necesitaba atención médica, era casi totalmente ciego y muy chiquito. Merlín obviamente no los pudo ver, pero en lo que sintió que tenía visitas olió a Elliot, se acurrucó en sus brazos y comenzó a ronronear.

«Cuando Merlín se acurrucó en mí, fue obvio que él era el perfecto. Estaba listo para estar solo con una familia y ser adoptado»

Elliot a Love Meow

Rápidamente Merlín se adaptó a su nuevo hogar, olfateó cierta zona y aprendió cómo trasladarse en su casa. Si bien no ve, tiene un excelente sentido del tacto, olfato y un oído muy afinado, por lo que ubicarse en el domicilio no viene a ser un problema para él.

También mencionan que es muy cariñoso y tranquilo, incluso lo prueba con este video, escucha este hermoso ronroneo:

Larga vida para esta estrella de Instagram que tiene más de 80mil seguidores.

Puede interesarte