Por Daniela Morano
1 octubre, 2018

Ella y su jinete se preparaban para una de las carreras más importantes del mundo, pero tenía otros planes.

Los animales no pertenecen a muchos lugares como por ejemplo, dentro de una casa, encerrados en un zoológico, en un circo, y así. Cuando están encerrados o se sienten bajo el control de una persona, tienden a querer escapar a como de lugar, a menos que sea un animal muy bien entrenado y/o domesticado. Ya habrán visto en más una ocasión en la calle cómo muchas veces los perros hacen fuerza para escapar de la correa que los mantiene atados a su dueño.

Este caballo no fue la excepción. Su entrenadora, Jean-Marie Beguigne se preparaba para el gran Prix de l’Arc de Triomphe, uno de los eventos más prestigiosos e importantes del mundo, en Chantilly, al norte de Paris, cuando la yegua se escapa del establo donde se preparaban y corre sin rumbo.

“Entre la pista y los establos, su jinete se cayó. La yegua escapó hacia la calle y cruzó una rotonda antes de entrar al bar. Fue todo demasiado increíble”, dijo Beguigne al medio Ouest de Francia.

Cuando entró al bar, los clientes y su dueña, Stephan Jasmin, no podían creer lo que veían. “Empujó la puerta y corrió hasta una esquina. Después se dio vuelta, rompió una mesa y unas sillas. Nunca habíamos visto algo así”.

Youtube Jasmin Stephane

Cámaras de vigilancia registraron todo el suceso, que a pesar de lo aterrador que puede haber sido en el momento, resulta también un poco divertido.

Nadie salió herido y el caballo tampoco mostró señales de “trauma o ansiedad” dijo Beguigne, quien no quiso dar a conocer el nombre de su yegua.

¿Quién sabe? Quizás quería un trago de cerveza antes de la carrera. Menos mal nadie salió herido.

Puede interesarte