Por Leonardo Granadillo
14 septiembre, 2020

“Todas sus colas se estaban meneando como locas. La mamá corrió hacia el bebé y lo comenzó a amamantar”, explicó su cuidadora. La magia de la naturaleza.

Dentro de la maleza tras unas ramas, se escucharon unos gritos pidiendo ayuda en Filipinas. No parecían de un humano, sino más bien de un animal, para ser exactos, una pequeña cabrita bebé que había caído en un hoyo, una especie de alcantarilla. Allí, fue encontrada por Ken Dominic Arceo y su hermana pequeña.

“Nos quedamos impactadas. Sólo nuestra casa está cerca de allí. Ni siquiera sabíamos que teníamos cabras deambulando”

Ken Dominic Arceo a The Dodo

Ken Dominic Arceo

Él y su hermana le compraron biberones de leche y la alimentaron como se debe, incluso, se paseó casa por casa para ver si la pequeña cabra pertenecía a uno de sus vecinos, aunque no tuvo suerte.

Ken Dominic Arceo

“Nadie lo reclamó. Así que decidimos dejarlo toda la noche y volver a intentar buscar su hogar al día siguiente. He aprendido que son muy sensibles al frío. Así que la abrazamos para calentarla”

Ken Dominic Arceo a The Dodo

Al día siguiente prosiguió su búsqueda. A 30 minutos de su vivienda se encontraron justamente con una manda de cabras, al parecer vagaban libremente por la zona. Particularmente, los ejemplares tenían una semejanza con el pequeño: tenían manchas blancas en su cabeza, un rasgo bien característico que tenía la cabrita bebé que su familia cuidaba.

Ken Dominic Arceo

El rebaño parecía reconocer al bebé, así que él optó por ponerla en el suelo, y ver que terminaba ocurriendo. El video fue una muestra de lo maravillosa que puede llegar a ser la fauna silvestre:

“Todas sus colas se estaban meneando como locas. La mamá corrió hacia el bebé y lo comenzó a amamantar. Nuestros corazones estaban llenos. Sinceramente, me dio felicidad personalmente pura y sin filtros”

Ken Dominic Arceo a The Dodo

El rebaño integró al bebé y se fueron con calma con el chiquito. “Es muy gratificante salvar a alguien que necesitaba ser salvado. Una gran lección para mí es que si tuviéramos la oportunidad de ayudar incondicionalmente a alguien o cualquier animal, la aprovechamos”, sentenció Ken.

Ken Dominic, tú y tu hermanita son unos héroes.

Puede interesarte