Por Lucas Rodríguez
16 febrero, 2021

“La madre no paraba de gritar: sus bebitas aun estaban en edad de lactancia”, dijo la dueña de los pobres animales. Apenas pudieron contener la dicha al tener a sus dos chicas a salvo en sus brazos.

Algo muy triste ocurre cuando una persona llega a una situación de total precariedad. Los límites de lo que es capaz de hacer para salir adelante comienzan a borrarse, dejando espacio en su lugar a acciones cuyas consecuencias dejan de considerar. Esto es lo que explica que aun haya que tener leyes que prohiban, y castiguen, acciones tan deplorables como el robo. Todos sabemos que no hay que hacerlo, pero hay personas tan desesperadas, que aun así, debemos intentar limitar que lo hagan. 

Unsplash – Imagen Referencial

Particularmente triste son las personas que llevadas a una situación desesperada, se rebajan a robar animales o mascotas.

Unsplash – Imagen Referencial

Eso fue lo que pasó en una granja ubicada en el pequeño poblado de Burscough, Inglaterra. El granjero Matthew Tomlinson, sufrió el robo de dos de sus animales más jóvenes: una pareja de cabras que solo llevaban un par de semanas sobre la faz de la tierra:

“Bajé el viernes por la mañana y me di cuenta de que las cabras estaban gritando. Supe al instante que algo no iba bien. Cuando hice un recuento, vi que faltaban dos de ellas. Dimos una vuelta por el establo, por detrás del establo y por los campos y no pude verlas, así que supe que las habían robado. Son pequeños y se los pueden llevar fácilmente en un coche.”

–Matthew Tomlinson para Lancashire Post

@OrmskirkAndRuralWestLancsPolice

De acuerdo a Matthew, los dos animales aun estaban en edad de lactancia.

@OrmskirkAndRuralWestLancsPolice

Ayudado tanto por las autoridades locales, como por su amiga y vecina Emma Gornall, Matthew salió en busca de las cabras. Fueron horas de desesperación, hasta que una de las patrullas avisó que las había encontrado:

“Simplemente fueron arrojadas al lado de la carretera. Podría haberles pasado cualquier cosa. Creí que no las volveríamos a ver porque no sobrevivirían sin alimentarse de su madre.”

–Matthew Tomlinson para Lancashire Post

@OrmskirkAndRuralWestLancsPolice

En un post de la policía local, se agradeció a todas las personas que ayudaron en la investigación. Resultó que uno de los granjeros del sector vio la publicación, para luego encontrarse con dos sujetos nerviosos, intentando venderle una cabra bebé. Al decirles que no, avisó a las autoridades. Pocas horas después, las cabras pudieron ser recuperadas.

Cuando creemos que los robos y los ataques similares pueden hacer daño a las comunidades más vulnerables, siempre debemos recordar que los grupos de personas más pequeños siempre tienen algo muy fuerte: su sentido de comunidad. 

 

Puede interesarte