Por Diego Aspillaga
12 febrero, 2020

Copper no daba más, sus huesos estaban rotos, su estómago vacío y su espíritu por el suelo. Para su suerte, un refugio de animales le dio una segunda oportunidad: está recuperando sus piernas y su felicidad.

Copper tiene apenas 4 meses, pero a su corta edad puede decir que ha visto tanto el lado bueno como el lado malo de la humanidad.

Poodle and Pooch Rescue of Florida

Los cachorros de esa edad están generalmente durmiendo y jugando todo el día con sus dueños en un ambiente amoroso, divertido y estimulante. Copper no tuvo esa suerte. 

Cuando los rescatistas lo encontraron, el animal parecía un cadáver. Su pata delantera izquierda estaba completamente fracturada. Su tobillo delantero derecho había sido destruido por un golpe contundente, al igual que todos sus dedos.

Poodle and Pooch Rescue of Florida

Su estómago estaba vacío, el perrito no podía buscar alimento porque apenas se movía y todas las personas que lo miraban preferían ignorarlo.

Parecía que su destino era morir antes de poder alcanzar la pubertad canina. Pero a pesar del mal pronóstico, sus salvadores no se iban a rendir sin luchar por él. 

Los voluntarios del refugio de animales Poodle and Pooch Rescue of Florida, en Estados Unidos, lo llevaron de inmediato a sus instalaciones, donde un equipo de veterinarios lo esperaban para darle la mejor atención posible. 

Este refugio se especializa en tomar “casos perdidos” de animales cuyo tratamiento no puede ser cubierto por lugares de acogida que usualmente apenas pueden subsistir económicamente, tal y como era el caso de Copper.

Poodle and Pooch Rescue of Florida

Lo primero que los rescatistas notaron sobre Copper fue lo delgado que era. Podían ver claramente sus costillas, y obviamente tenía varios kilos menos de peso. 

Su siguiente preocupación era sobre las patas delanteras de Copper. Ambas patas estaban hinchadas y dolorosas. Después de completar radiografías ortopédicas detalladas, se determinó que las dos patas delanteras de Copper estaban rotas. Todos los huesos metacarpianos en su pierna delantera derecha están rotos, y en el lado izquierdo, su radio y cúbito también están rotos.

Sin evidencia de sarpullidos, cicatrices u otras lesiones, el veterinario de Copper no cree que las lesiones del cachorro hayan sido un accidente. Es imposible saberlo con certeza, pero la naturaleza de las lesiones de Copper sugieren que fue pisoteado o pateado.

Poodle and Pooch Rescue of Florida

A sus 4 meses el perro había sufrido un abuso brutal y apenas podía mantenerse en pie. Pero así como vio la crueldad de la que son capaces las personas, el perrito pudo ver en sus rescatistas y veterinarios el otro lado de la moneda: personas preocupadas, respetuosas y amables con los animales. 

Luego de un par de operaciones, un cono de la vergüenza y botas especiales para que sus pies puedan sanar y el perro pueda moverse al mismo tiempo, parece que la suerte de Copper está cambiando. 

Poodle and Pooch Rescue of Florida

El perro ya subió los kilos que le faltaban, recuperó la alegría y energía que había perdido y sus patas delanteras sanarán en unas semanas.

Poodle and Pooch Rescue of Florida

Mientras tanto, una familia temporal lo cuida y comparte con él esperando que logre recuperarse por completo para que pueda encontrar un hogar definitivo con personas que lo hagan olvidar el horrible maltrato que vivió en sus primeros meses de vida. 

 

 

Puede interesarte