Por suerte sus gemidos alertaron a otras personas y le salvaron la vida.

Ver sufrir a una criatura indefensa y no saber cómo calmar su dolor, definitivamente debe ser una de las cosas más desgarradoras con las que lidiar… y varios amantes de los animales han tenido que vivirlo, pues se han enfrentado a situaciones totalmente crueles para poder darles otra oportunidad de vida.

Bien lo sabe Asana Pomloy, una chica que encontró a un perrito de 4 meses oculto entre dos pareces en Ang Thong, Tailandia, luego de haber sido quemado con asfalto caliente.

Resulta que el animal, pese a esconderse para seguramente morir en soledad, no podía soportar el dolor y fueron sus gemidos los que alertaron a la chica, quien llamó a un grupo de rescate para que salvaran al perrito, que solo quería permanecer oculto.

Newsflare

Tras varias horas de paciencia y deliciosas salchichas como tentación, el perrito logró salir de su escondite.

En un principio no estaba claro cómo y por qué se había quemado el cachorro, pero tras algunos momentos de reflexión, los rescatistas lograron unir algunas piezas del rompecabezas. «Hay carreteras cerca y piensan que uno de los trabajadores de la construcción la atacó y él escapó», aseguró Pomloy.

Newsflare

Lo más probable es que los hombres se hartaran de la intromisión de perros callejeros en su trabajo y les hayan lanzado asfalto caliente para alejarlos, dañando considerablemente a uno de los animalitos.

Él, asustado y adolorido, debe haber buscado el lugar más cercano para refugiarse y morir… pero no contaba con que habían desconocidos totalmente dispuestos a salvarlo, por muy desalentador que pareciera su caso.

Y lo lograron.

Newsflare

Una vez que lo rescataron, el perrito fue llevado inmediatamente a un hospital de animales para tratar sus heridas y al día siguiente fue llevado a la fundación Heart Hugs Dogs donde continúan limpiado sus heridas a diario mientras se recupera y espera una familia que lo adopte.

«Su mirada era muy deprimente y no dejó que nadie la tocara el primer día que vino. También me tomó un tiempo ganarme su confianza» contó Thannawat Thoophom, el propietario del refugio, quien además aseguró que ahora el cachorro llamado «Ma-Toi» -asfalto en tailandés- está recuperando su personalidad llena de vida.

Newsflare

Y se nota que pese al daño que le hicieron los humanos, está dispuesto a darles una nueva oportunidad.

Puede interesarte