Por Monserrat Del Pino
2 febrero, 2018

Bomberos tuvieron que acudir al lugar a liberarlo.

Una tierna situación requirió de la asistencia del Departamento de Bomberos de la ciudad de Montana, en Estados Unidos, cuando un curioso cachorro de raza coonhound llamado Blaze introdujo su cabeza en el agujero de la llanta de un auto, solo para quedar completamente atascado.

Según lo informado por The Huffington Post, el dueño dejó al perro solo en su patio durante la tarde, tiempo en el cual habría quedado con la cabeza atrapada. Cuando lo encontró así, de inmediato retiró la rueda del auto y lo llevó hasta el hospital para perros, donde llamaron al cuerpo de bomberos para hacerse cargo de la difícil tarea.

Posted by Butte-Silver Bow Fire Department on Monday, January 30, 2017

A través de su página de Facebook, el Departamento de Bomberos explicó cómo habían logrado la hazaña:

“Con mucho aceite de coco, paciencia, muchos tirones de orejas y algunos poderosos tirones de piel, la cabeza de Blaze fue removida de manera rápida y exitosa de la llanta, sin ser necesario el uso de herramientas, solo la fuerza bruta del bombero Zach Osbourne”

Ademas, afirmaron que Blaze se mantuvo tranquilo durante la operación y que solo sufrió de un poco de inflamación en el cuello.

Posted by Butte-Silver Bow Fire Department on Monday, January 30, 2017

Esperamos que el pequeño Blaze haya aprendido la lección y no vuelva a meter su cabeza donde podría quedar atrapado, aunque en el peor de los casos, si vuelve hacerlo, sabemos que el Departamento de Bomberos de Montana estará dispuesto a ayudarlo una segunda vez.

¿Qué te parece el trabajo realizado por los bomberos?

Puede interesarte