Por Diego Aspillaga
25 noviembre, 2021

“Brody” logró pasar su extenuante entrenamiento para convertirse en un perro de terapia de la policía de Bristol, pero no logró mantenerse despierto para su esperada ceremonia que oficializaría su gran logro.

Ser policía no es fácil. Situaciones límite, peligro y largos turnos laborales son sólo parte de las altas exigencias de esta sacrificada profesión, la que claramente no es para todos. 

Y así como la labor policíaca puede ser una carga demasiado grande para cualquier persona, también lo es para los nobles perros que deciden convertirse en adorables y comprometidos oficiales de la ley.

Pixabay

Y el siguiente caso es un claro y adorable ejemplo de esto.

El Departamento de Policía de Bristol, Rhode Island (Estados Unidos) compartió un video en su página de Facebook en donde se puede ver a dos oficiales oficiando la ceremonia de juramento de su miembro más nuevo: Brody, un tierno cachorro.

Después de intensas semanas de entrenamiento, el perrito había logrado pasar todas las pruebas para convertirse en el último integrante de la patrulla canina (K9) local, por lo que ahora sólo faltaba la simbólica ceremonia para oficializar su inclusión a la fuerza policial.

@bpdk9brody

Pero no importó la solemnidad de la ocasión ni la importancia de la ceremonia: el perrito se había esforzado de sobremanera en las semanas anteriores, por lo que su cuerpo simplemente no aguantó a la tentación y se quedó dormido en pleno juramento.

Bristol, R.I Police Department

En las imágenes, se puede ver como los oficiales intentan contener la risa mientras Brody duerme profundamente en el escritorio del capitan del Departamento de Policía que oficia la ceremonia.

Y así como los oficiales no pudieron controlar sus sonrisas en plena transmisión, más de 200 mil personas los acompañaron en sus carcajadas ante la siestas del cansado cachorro.

Bristol, R.I Police Department

El oficial Keith Medeiros, quien tiene a cargo a Brody, reveló que el cachorro no es un perro detector de narcóticos o rastreador de bombas, sino un ‘perro de terapia’ que está entrenado para brindar afecto, comodidad y apoyo a las personas.

“La gente está realmente estresada, especialmente en la aplicación de la ley. Simplemente caminando por el Departamento de Policía con Brody, la gente inmediatamente sonríe. Quieren acariciarlo, abrazarlo y es algo realmente bueno”, sostuvo el oficial Medeiros. De acuerdo al oficial, Brody es tan querido por todos que ni siquiera tuvo que permanecer despierto el día de su juramentación. “Lo dejamos sobre el escritorio y estaba tan cómodo que se tumbó y se durmió”, añadió el policía.

Ser oficial de la ley es un trabajo agotador y el adorable cansancio de Brody así lo demuestra. 

 

Puede interesarte