Por Luis Lizama
29 julio, 2020

Su dueña llamó a emergencias, porque la situación ya era grave. El animal lloraba demasiado al tocarlo, porque el dolor era terrible. Finalmente cortaron el recipiente y el pequeño quedó libre. Le pasó por curioso ❤️.

Dicen que la curiosidad mató al gato, pero en realidad la curiosidad nos pasó la cuenta a todos, más de una vez. Este pequeño peludo es un claro ejemplo. Ellos son exploradores por naturaleza, lo que a veces puede jugarles en contra. Su rostro de tristeza es el mismo de un niño, que se metió en problemas y provocó un lío, aunque también el dolor era demasiado fuerte.

Lo que ocurrió fue que quiso olfatear una lata de pegamento. Grueso error, porque terminó con su hocico pegado al recipiente y paramédicos rescatistas salvando su vida. Su madre humana, al verlo desesperado y con tanto pesar, llamó a emergencias. Un par de amables paramédicos lo salvó, cortando la lata. Tras largos minutos de llanto, el cachorro pudo ser libre. Le costó caro.

Te dejamos con el video completo de esta conmovedora escena:

Es un cachorro de Tailandia, viralizado a través de un video de YouTube donde se le ve cabizbajo. Al parecer todo sucedió en el cochera de la casa, donde hay materiales peligrosos para los animales. Cabe decir que si van a tener mascotas, deben asegurarse de tener un ambiente apropiado, lejos de riegos innecesarios como este.

Estaba jugando en su cochera cuando se percató del fuerte olor del recipiente de lata. Curioso, como todo animal, se acercó y lo olfateó. Así terminó con su pequeño hocico adherido al pegamento. 

La imagen habla por sí sola.

Captura de pantalla (YouTube Viral Press)

Su nombre es Namkhing y lo pasó muy mal. Lamentablemente su hocico estaba muy adherido al recipiente, lo que dificultó las cosas. Para su fortuna, los paramédicos que lo socorrieron sabían lo que hacían.

El intenso llanto del cachorro terminó cuando pudieron cortar la lata y poner fin al sufrimiento. Sin dudas salvaron su vida.

Captura de pantalla (YouTube Viral Press)

Fue una intensa batalla, quedó agotado. Los animales difícilmente tropiezan dos veces con la misma piedra, es probable que no vuelva a oler más cosas extrañas.

Lo importante es que pudieron salvarlo y que su dueña lo ayudó como corresponde, preocupada de su pobre hocico. Esta vez tuvo suerte.

Puede interesarte