Por Lucas Rodríguez
6 febrero, 2019

Pasaron de vivir en la calle a tener contrato firmado y todo. Algunos usuarios de las redes están preguntando por sus bonos y derechos laborales.

En estos tiempos que corren, uno no puede sentirse completamente seguro con prácticamente nada. Ni cámaras de vigilancia, sensores de movimiento o torretas armadas, el crimen está siempre un paso más adelante de lo que sea que los seres humanos podamos inventar. 

Por eso es que esta distribuidora de Volkswagen en Chetumal, México, decidió que era hora de dejar su seguridad en manos de otra especie. ¿Cuál dirán ustedes? ¿Pumas, leones, elefantes, tiranosaurios? Nada de eso. Se trata de dos adorables cachorros hermanos, quienes son los más recientes empleados de la tienda de autos. 

@TrejoMayely

Los cachorros hermanos se llaman Polo y Virtus. Amtes de ser recogidos por la gente de la automotora, vivían en las calles, donde probablemente hubieran terminado siguiendo quizás qué camino poco provechoso. 

Al contrario, la automotora los contrató como sus nuevos asesores de seguridad. Y digo contrató literalmente: los perros tienen un contrato firmado, avalado con la firma del mismísimo gerente junto a sus patas. 

@TrejoMayely

No había manera de que una noticia así escapara de la atención de las redes sociales. Lo gracioso es que una parte importante de las personas que reaccionaron, lo hicieron para preguntar por las condiciones labores de los hermanos perrunos. 

Esta noticia también llegó a los oídos de otros empleados de Volkswagen en México, quienes se encargaron de recalcar que no es primera vez que la firma decide recurrir al mundo canino para dar un poco de vida y profesionalismo a su fuerza laboral.

Queremos ver más cooperación canino humana en el espacio de trabajo.

Puede interesarte