Por Daniela Morano
9 julio, 2019

Sus nuevas familias jamás se imaginaron que estos pequeños se transformarían en los majestuosos perros que son hoy día.

Una fría mañana de invierno, un hombre caminaba a su trabajo cuando se encontró con seis pequeños cachorros desesperados por ayuda. Casi no tenían pelaje y llevaban horas entre medio del bosque sin su madre. Su piel estaba tan irritada que de lejos ni siquiera aparentaban ser perros, sino que un animal más similar a un ratón. El hombre los tomó y los llevó a un refugio en Sylacauga, Alabama, Estados Unidos, donde los voluntarios no podían creer lo que veían.

«El olor que tenían era tan fuerte que todos debíamos ocupar máscaras para poder respirar», dijo Nicole Zaguroli de Second City Canine Rescue a The Dodo. «Estaban muy enfermos. Tenían costras, estaban desnutridos y con mucho frío».

SCCR

Por sus heridas, era imposible saber siquiera qué raza eran los cachorros. Pesaban alrededor de 2 kilos por lo que asumieron que debían ser de raza pequeña. «Pensaron en cockers spaniel por su apariencia», dijo Zaguroli.

SCCR
SCCR

Jacquie Cobb, presidenta de la organización, dijo que el refugio necesitaba ayuda con los gastos médicos de los cachorros. Los llevó al veterinario de Auburn College donde les consiguieron hogares temporales y «dos de las casas se los repartieron. Los cachorros requerían mucha atención así que sus familias temporales son realmente unos ángeles».

Con cuidados y buena alimentación, los seis mejoraron y su pelaje comenzó a crecer nuevamente. Pero entonces se dieron cuenta de algo… no se trataba de perros pequeños. Para nada.

Instagram bear_the_greatpyr
Instagram bear_the_greatpyr

«Una de las personas que adoptó a uno hizo un test de ADN y nos dijo que son 100% gran pirineos».

En tan solo unos meses pasaron de ser pequeños y frágiles cachorros a enormes e imponentes perros. Al menos todos ya tiene familias que los cuidan.

Puede interesarte