Por Daniela Morano
5 junio, 2019

En un año tendrían ya 175 millones de nuevos árboles en distintas áreas del país. Son un ejemplo a seguir para el resto del mundo.

La tradición de muchas escuelas y universidades consiste en que los futuros egresados lancen sus gorros al aire el día de graduación. Pero no en Filipinas, donde una nueva y ecológica tradición reemplazara la clásica foto de cientos de gorros volando sobre los felices alumnos y alumnas. Se trata de un proyecto que pretende ayudar a detener la contaminación del planeta, un árbol a la vez.

La nueva ley requiere que cada uno de los alumnos plante 10 árboles si quieren graduarse. La llamada “Ley de Graduación por el Legado del Medio Ambiente” fue aprobada el pasado 15 de mayo por Gay Alejano, representante del partido Magdalo del país.

iStock

“Con casi 12 millones de estudiantes graduándose de primaria y otros 5 millones de secundaria, y casi 500 mil de la universidad, es una iniciativa que si se implementa adecuadamente podría asegurar la existencia de 175 millones de árboles plantados al año”, explicó a medios locales.

“En el curso de una generación, no habrán menos de 525 mil millones de árboles plantados gracias a esta iniciativa. Incluso si sólo el 10% sobrevive, eso significaría que 525 millones de árboles estarían disponibles”.

iStock

El Departamento de Educación Superior en Filipinas será el encargado de poner en marcha el proyecto.

Según CNN, los árboles serán plantados en áreas protegidas, bosques, áreas urbanas, y sitios abandonados.

Se escogerán especies de árboles específicas a cada sector según su topografía y clima. Además se preferirán especies nativas.

 

Puede interesarte