Por Antonio Rosselot
10 octubre, 2019

Se necesitaron tres barcos para remolcar el cuerpo de Hessy, esta ballena juvenil que confundió su ruta hacia el ártico y terminó entrando por el río Támesis (Inglaterra) hacia la civilización.

La escena que vieron los habitantes de la periferia de Londres (Inglaterra) el martes pasado fue tanto surreal como espantosa: luego de vagar a la deriva del río Támesis a lo largo de más de 8 kilómetros, el cadáver de una ballena jorobada fue sacado con grúas de las aguas del río, justo debajo de un concurrido puente de la capital británica.

Jim Bennett

Según los médicos veterinarios que examinaron a Hessy —como bautizaron a la ballena, una hembra juvenil—, se pensaba que podría haber muerto de malnutrición, pero los reportes indicaron que fue arrollada por un barco.

PA

Dos botes de la autoridad portuaria de Londres y otro bote de rescatistas recuperaron el cuerpo el martes a eso de las 18:30, para luego llevarlo a la necropsia. Dicen que el cuerpo de Hessy era tan grande y pesado, que el barco más potente —por ende, el que la estaba arrastrando— sólo podía avanzar a 1,5 millas por hora (2,5 km/h). Después de 4 horas de acarreo, los navíos llegaron al Puerto de Londres con la ballena, donde pasó la noche para después ser trasladada al Zoological Society of London (ZSL) en la mañana siguiente.

Según los expertos, la juvenil ballena habría cometido un error en su navegación y, en vez de avanzar en dirección a los mares del Ártico —por Noruega—, subió por el Támesis luego de una crecida primaveral de las aguas del río. Martin Garside, un trabajador del Puerto de Londres, ayudó en las labores de rescate y comentó su opinión sobre la situación.

Jim Bennett

«Fue bastante misterioso. Me sentí afortunado de cierta manera por ver a esta criatura tan hermosa, ahí estaba parado yo tan cerca de ella, con el tráfico de la autopista vibrando sobre mi cabeza (…) la ballena es enorme, tiene al menos 10 metros de largo; en los próximos días publicarán detalles de su peso y tamaño exactos. Una ballena en el Támesis es algo muy raro».

Martin Garside al Daily Mail

Por otra parte Lucy Babey, la científica jefe de la organización ORCA, comentó que la causa más probable para la desorientación de la ballena fue la falta de alimento.

«A partir de las fotografías y los reportes, parecía que la ballena estaba desnutrida y no tenía demasiadas reservas de grasa en su cuerpo, así que claramente no se había alimentado de manera correcta. Estos animales necesitan grandes reservas de grasa para sus migraciones largas en las que viajan miles de kilómetros, y para mantener su temperatura en aguas frías (…) se hubiese muerto de todas maneras, incluso si no hubiera estado en el Támesis. Lo que veremos en la autopsia es el porqué de su mala alimentación».

Lucy Babey de ORCA al Daily Mail

Jim Bennett

Haya sido por desnutrición o por la acción del barco, lo lamentable es que la vida de Hessy ya se acabó. Y si bien verla muerta siempre será una pena, su inmensidad y tamaño nos ayuda a apreciar a los seres que habitan los mares de este mundo.

Puede interesarte