Por Leonardo Granadillo
7 octubre, 2019

Tan autóctonos como los chihuahuas o el xolo, pero mucho menos conocidos.

La naturaleza tiene tantas maravillas que pareciera que nunca la terminamos de conocer. Hay miles de plantas y animales que se han conformado a través de los años, la evolución no solo se remonta a la época de Darwin y sus postulados, sino que se lleva a cabo día a día.

En 1999 la Federación Canófila Mexicana, fue descubierta una raza de perros mexicanos tan autóctonos como los Chihuahuas o el Xolo, pero mucho menos conocidos. Desde 1990 se empezó a trabajar en la investigación, crianza, recuperación, y conservación de esta especie.

Pero los resultados se evidenciaron con el tiempo para definir las características del mamífero. Los machos suelen medir en 62 y 75 cm de altura, por su parte las hembras, de 58 a 70 cm. Suelen ser de pelaje negro, aunque también se han visto algunos con tonalidades más plateadas y blancas.

Suelen comportarse de manera noble, leal, estable y tolerante. Se acostumbran a distintas actividades, y son el mejor acompañante de familias porque son reconocidos por ser buenos con los niños.

Respecto a su comportamiento con otros canes no suelen tener ningún tipo de problema, mas allá de ser un poco tímidos y reservados al comienzo, siguen siendo muy simpáticos con las nuevas personas que conocen.

Siempre es lindo conocer un poco más de nuestro entorno, es importante de vez en cuando destinar algo de tiempo para investigar sobre la naturaleza. Ya sabes que en México también puedes encontrar el Calupoh, y que a pesar de su físico imponente, puede llegar a ser un gran amigo.

 

Puede interesarte