Por Constanza Suárez
18 enero, 2019

Cuando encontraron al pequeño Blue estaba tan asustado, que ni siquiera se movía.

El cachorro Blue, tenía solo 3 meses cuando fue encontrado junto a sus hermanos por un distribuidor local de perros en Texas. La camada fue abandonada en un camino rural, en medio de la nada, siendo tan solo unos bebés. Estaban totalmente desprotegidos y necesitaban ayuda urgente.

Sobre todo porque el lugar era bastante inhóspito, como un vertedero, lleno de basura y animales no deseados.

Jennifer Peskey

Jennifer Peskey estaba sola cuando recibió una llamada alarmante de su esposo e hijos que paseaban en automóvil: cuatro cachorros pitbull habían sido abandonados en medio de la carretera. Intentó llegar lo más rápido que pudo al lugar.

Al ver a Blue con sus hermanos quedó consternada. Estaban todos dentro de una jaula de metal, en una zanja sucia. La puerta estaba abierta, por lo que los animalitos podían deambular por el área. A pesar de que todos los cachorros parecían tener sarna, Blue estaba en la peor forma: era casi calvo.

Blue no tenía pelo, tenía costas y lucía un color rojo en su piel. Peskey sabía que Blue no lo lograría sin mucha ayuda especializada, por lo que decidió hacer algo por él.

Jennifer Peskey

Sus hermanos fueron adoptados por uno de los vecinos de Jennifer. Mientras tanto, Blue fue llevado a una clínica de animales. «Blue tuvo el peor caso de demodicosis que el veterinario había visto, y tenía una infección horrible en la piel», recordó la mujer.

Le dieron diferentes medicamentos, incluido un champú especial. Jennifer lo llevó a su casa y le dio la bienvenida a su familia.

La nueva mascota de los Peskeu tomó antibióticos por un mes y medio y también debía tomar varios baños al día para mantener la sarna bajo control. Al principio, solo se acostaba en trapos de tela y apenas se movía. Pero a los días comenzó a recuperarse, poco a poco.

Jennifer Peskey

A medida que su pelaje volvió a crecer, también lo hizo su confianza como cachorro. Ya no era tímido y asustadizo que no socializaba. Ahora era todo lo contrario.

Aún tiene problemas leves de la piel, pero lo está enfrentando mejor que nunca.

Las nuevas actividades favoritas del cachorro incluyen jugar con sus mejores amigos, JJ el gato y Vera el perro, ¡y él ama cada momento de su nueva vida!

Puede interesarte