Encuentro realmente admirable a los que arriesgan todo por cumplir sus sueños.

Troy Moth tenía lo que la mayoría de los fotógrafos desean. Una carrera exitosa en la industria de la moda, viajando entre Toronto (Canadá) y Mumbai (India) y haciendo sesiones de foto para revistas de como Vouge y Rolling Stone. Tuvo la posibilidad de compartir con los grandes diseñadores, modelos, periodistas y editores, vivió experiencias inolvidables, pero nada capaz de hacerle olvidar sus raíces en lo salvaje.

Y para remontarnos a sus raíces, todo comenzó cuando tenía 18 años y su primera cámara en las manos. Razón más que suficiente para explorar los bosques cercanos a su hogar en la costa oeste de Canadá y capturar a las maravillosas águilas calvas en su período de apareamiento. Así, volvió a su casa con una primera muestra de fotos bastante borrosa, pero con una idea fija. Se convertiría en fotógrafo, y en uno de vida salvaje. 

Una pasión que por años se mantuvo apagada debido a los fuertes flashes y brillos de la industria de la moda, pero que un día, sin aviso previo, volvió a arder en su interior y lo obligó a tomar una importante determinación. Hacer las maletas y volver a la Isla de Vancouver, donde montó una pequeña cabina en el bosque y salió en busca de la aventura y los encuadres más maravillosos que se podrían encontrar.

Desde entonces Troy ha fotografiado bisontes en Yellowstone, rastreado caballos salvajes por las tierras de Dakota, paseado con un oso grizzly en Montana e incluso apreciado el estilo de vida de los lobos en British Columbia. Una decisión de la que es imposible arrepentirse y que según sus palabras para la página web Bored panda: “Las imágenes que le entrego a la gente son lo que realmente me apasiona, las cosas que me gustaría pudiesen apreciar y de las que quiero, se enamoren. Creo que mi yo de 18 años, estaría muy orgulloso si supiera en lo que me convertí”.

Las fotos a continuación, muestran un poco de su trabajo.

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods9__880

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods8__880

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods7__880

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods10__880-1

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods6__880

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods3__880

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods1__880

Troy Moth

animal-wildlife-photography-troy-moth-vancouver-island

Troy Moth

animal-wildlife-photography-troy-moth-vancouver-island-3

Troy Moth

animal-wildlife-photography-troy-moth-vancouver-island-2

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods5__880

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods2__880

Troy Moth

Why-I-Quit-The-Fashion-Industry-to-Live-in-a-Cabin-In-The-Woods4__880

Troy Moth

Puede interesarte