Por Constanza Suárez
13 junio, 2019

La medida era necesaria después de ver como elefantes colapsan en medio de los paseos e incluso uno de ellos murió. Será efectiva en 2020 cuando el grupo de animales de Angkor Wat sea trasladado a un centro de conservación.

Viajando por el Sudeste Asiático, todos quieren montar elefantes. Parece como un panorama obligado para disfrutar la experiencia completa. Sin embargo, nadie ha sido capaz de tomar conciencia real sobre lo terrible que esta práctica puede ser. Es que la situación es preocupante, dos elefantes murieron agotados en los últimos tres años y varios colapsen en medio de sus “paseos”.

Afortunadamente el grupo de elefantes que dan paseos a los turistas en la concurrida y popular estructura religiosa Angkor Wat, en Camboya, ya no se verán obligados a trabajar. Más de 2,5 millones de personas visitan el lugar a diario.

Moving Animals

El cambio llegará en 2020, cuando los animales sean transferidos a un centro de conservación, según confirmó el Comité del Grupo de Elefantes de Angkor.

En 2016, un elefante colapsó y murió mientras transportaba a dos turistas al monumento, lo que provocó indignación internacional. Dos años después, una petición para terminar con los paseos en elefante ganó más de 14 mil firmas en solo 48 horas después de que otro animal muriera agotado por el cruel “trabajo”.

Facebook/Brak Sarom

“Todavía pueden ver a los elefantes y tomarles fotos en nuestro centro de conservación y cría. Queremos que los elefantes vivan de la manera más natural posible «, dijo Oan Kiry, director del Comité del Grupo de Elefantes de Angkor, según consignó Metro.

Se cree que hay alrededor de 70 elefantes domesticados en Camboya, mientras que los expertos creen que hay alrededor de 500 en la naturaleza. Esto incluye alrededor de 110 que viven en el Santuario de Vida Silvestre Keo Seima y casi 200 en las Montañas Cardamomo.

Moving Animals

El número de elefantes salvajes en Camboya y otros países del sudeste asiático ha disminuido en el pasado debido a la caza ilegal, la destrucción de hábitats y el conflicto entre los animales y las personas.

Puede interesarte