Por Leonardo Granadillo
28 agosto, 2019

Su ingenuidad nos debería dar una lección. Miles de animales silvestres mueren cada año por nuestros desechos plásticos, que tardan más de 100 años en degradarse.

El respeto a nuestro planeta y a quienes habitan dentro de él no ha sido una de las principales virtudes del ser humano en los últimos años, estas semanas han sido noticia los incendios que se están generando en el Amazonas (llamado ‘pulmón verde’ del mundo), los cuales se ha descubierto han sido causados por ‘quemas controladas’ con la intención de construir y sembrar.

El deterioro de la flora y fauna ha sido evidente y poco se ha hecho por detenerlo, seguimos contaminando todo a nuestro paso dejando una huella negativa que ya está encendiendo alarmas, según la ONU, el planeta podría no poder recuperase (tipo Wall-e) si no cambiamos el rumbo antes de 2030.

Twitter: @ParveenKaswan

Es muy común escuchar de grupos que salen a acampar, escalar o explorar áreas forestales, lo cual es extraordinario para volvernos ‘uno con la naturaleza’ y empezar a valorarla, no obstante, el que no limpia en su casa menos lo hace fuera de ella:

Es decepcionante ver cómo un ciervo sale en busca de comida y en su inocencia termina ingiriendo plástico, material, que al ingresar a su estómago puede tener consecuencias irreparables. Hace poco veíamos como una gaviota también intentaba alimentar a su polluelo con lo que pensaba era ‘comida’:

Karen Catbird

Creo que no hace mucha falta ya repasar tiempo de degradación del plástico (hasta más de 100 años puede tardar) ni lo que está ocurriendo en el planeta, simplemente es necesario no ignorar las señales claras y empezar a tomar conciencia del daño de nuestros actos.

Puede interesarte