Por Daniela Morano
9 abril, 2019

«Gretchen falleció ayer. Me preguntó si podrías compartir estas galletas que no alcanzó a terminar con otro perros de la ruta. Siempre disfrutó de verte llegar y le encantaba recibir galletas de tu parte», decía el mensaje que recibió hace unos días.

Cuando la familia Cimino de Texas, Estados Unidos, adoptó a Gretchen el 2013 era evidente que no la había pasado bien en su vida hasta entonces, que no había recibido mucho amor. No confiaba en la gente y nadie sabía cómo llegó ahí, pero el hecho era este: cosas malas habían ocurrido.

Gretchen falleció recientemente, pero no sin antes dejar claro cual quería que fuese su legado en esta vida.

Aunque se acostumbró a su familia, seguía desconfiando de los extraños. Hasta que conoció al cartero Fernando Barboza. Desde que comenzó su trabajo hace cinco años, se ha hecho amigo de todos los perros que se cruza en su ruta.

Fernando Barboza

«Tengo una bolsa de galletas en mi camión. Cuando entregó un paquete en una casa, y hay un perro, les doy una. Como si le estoy llevando algo a su dueño, por qué no a ellos también, si son parte de la familia», le dijo Barboza a The Dodo.

Fue así como conoció a Gretchen, aunque «estaba un poco preocupado. No le gustaba mucho la gente desconocida, pero empecé a hablarle y darle galletas». Así se ganó el corazón y la confianza de la pastor alemán.

Fernando Barboza
Chris Cimino

Comenzó a esperarlo ansiosamente todos los días en la puerta, durante años. «Conocía el sonido del camión y se ponía muy atenta cuando lo escuchaba. Barboza la ayudó a superar ese resentimiento que tenía gracias a su buena disposición y su amor. Y ella también lo amaba a él», dijo Chris Cimino, dueño de Gretchen.

«Era mi compañera», dijo Barboza.

Pero, lamentablemente esta semana eso se terminó.

Fernando Barboza

«El lunes vi en en el buzón de su familia una bandera, lo que quiere decir que había carta para mí». Adentro, una bolsa llena de galletas y un mensaje esperaban a Barboza.

«Gretchen falleció ayer. Me preguntó si podrías compartir estas galletas que no alcanzó a terminar con otro perros de la ruta. Siempre disfrutó de verte llegar y le encantaba recibir galletas de tu parte», decía el emotivo mensaje de despedida.

Barboza le ofreció sus condolencias a la familia, y les prometió que haría realidad el último de seo de Gretchen.

Fernando Barboza
Fernando Barboza

«He estado entregando galletas a los perros en mi ruta todos los días. Cuando lo hago, les digo ‘esto es de parte de Gretchen’. Ha sido un momento feliz y triste, me da pena pensar en ella pero me alegra ver a otros perros contentos cuando reciben premios. Sé que le habría gustado compartir una de sus cosas favoritas en el mundo. Quizás no le gustaba tanto la gente, pero sí otros perros».

 

Puede interesarte