A pesar de todo el sufrimiento que le tocó vivir, la perrita era muy dulce y cariñosa.

No nada más terrible que ver como un pequeño animal tiene que sufrir por el maltrato de los propios dueños que la adoptaron. Era un día normal para un cartero de Filadelfia, quién comenzó su jornada laboral como normalmente lo hacía, pero todo su día cambió cuando vio una perrita casi en los huesos. La pobre perrita boxer estaba amarrada a un árbol.

Simplemente no la pudo ignorar; la habían abandonado en la acera expuesta a las altas temperaturas de la zona. Este hombre nos enseña una buena lección de bondad: lo primero que hizo fue darle comida y agua; luego llamó a los rescatistas para llevarla a un refugio animal.

WNEP

Las personas del refugio la apodaron Kuperus. Los veterinarios descubrieron que tenía una gran herida en la cabeza y la mandíbula rota. 

A pesar de todo el sufrimiento que le tocó vivir, la perrita era muy dulce y cariñosa. Se ha puesto una recompensa de 1000 dólares para dar los responsables de este terrible caso de crueldad animal.

WNEP

Kuperus ahora espera que alguien la adopte. Una persona que la ame, y cuide tanto, que la haga olvidar todo el sufrimiento que tuvo que vivir. 

Mira un reporte del caso aquí:

¡Tenencia responsable POR FAVOR!

Puede interesarte