Por Luis Aranguren
17 julio, 2019

Se defendió al decir que los animales son exportados para la caza y su muerte no daña a la población de leones.

Carl Knight es el nombre del desalmado cazador que salió en defensa de la pareja que se besó en frente del cuerpo sin vida de un león. Por si fuese poco el acto de justificar una acción tan vil y cruel, se encargó de menospreciar e intentar normalizar la matanza de animales durante una entrevista con Express.

El cazador oriundo de Inglaterra aseguró que la «mala prensa» no ha dañado su negocio llamado «Take Aim Safari», en el que personas de las que presumimos tienen un fuerte problema en la cabeza pagan para matar animales como leones o elefantes.

Express

Según él, las personas no saben lo que ven y solo se quedan con una parte de la historia, pues los lectores conservacionistas solo hablan desde sus sillones en África. Alegó que al ser leones criados para la caza, están dispuestos a cumplir con este destino.

Express

Pero su historia de maltrato animal no terminaba ahí, pues se refirió a la película del Rey León cuando dijo: «Esto no es Mufasa o Cecil, este es un animal que se cría como una vaca, una oveja o un sombrero de cocodrilo se cría para obtener carne y piel».

Por si fuese poco, dijo de forma alegre que el dinero que sus clientes pagan para disparar cobardemente a leones, elefantes y otros animales es muy necesario al sur de África por ser un lugar desolado de la pobreza. Esto nos hace preguntarnos cuánto de ese dinero bañado en sangre es retribuido a las etnias y otros habitantes del lugar.

Express

Este tipo de safaris se ha popularizado en África y lo que es más preocupante, es por qué los gobiernos no han detenido la proliferación de los mismos. Por menos de 200 euros a los visitantes se les proporcionan permisos y armas para disparar a animales, pero si se trata de hipopótamos o leones tienen que pedirlos con anticipación.

Express

Un negocio que se basa en la muerte no representa ningún aporte ni para una población ni para el mundo. Es momento de ser más conscientes y comprender que nadie puede ponerle un precio a la vida.

Puede interesarte