Por Diego Aspillaga
8 septiembre, 2020

“La gente piensa que matamos animales por diversión, lo cual no es el caso en absoluto. No ven que yo alimento a los animales para asegurarme de que sobrevivan al invierno. Distribuyo agua potable en verano y construyo comederos”, se defiende Petra Krchavá, de 31 años.

Para muchos, la cacería es uno de los “deportes” más terribles que se pueden practicar.

Y es que el salir especialmente a asesinar animales por entretención, sobre todo aquellos más exóticos y maravillosos presentes en la naturaleza -a menudo en peligro de extinción- parece ser una terrible ofensa no sólo contra el medio ambiente sino contra la humanidad en general.

Donald Trump Jr.

Pero a pesar del profundo descontento que esta actividad provoca en millones de personas, quienes lo practican afirman que no odian a los animales y que incluso lo hacen para salvar al medio ambiente, por lo que seguirán predicando su “forma de vida” sin importar la opinión de los demás.

Este es el caso de la ingeniera forestal Petra Krchavá, de 31 años, de Vinica, Eslovaquia, quien ha estado cazando durante más de 13 años y la pasión se remonta a varias generaciones en su familia.

Después de haber sido introducida a la actividad por su padre cuando ella tenía seis años, la caza se ha convertido en algo más que un pasatiempo para Petra: se ha convertido en un estilo de vida.

@petrrissa

Pero aunque la cazadora afirma que el bienestar de los animales es su prioridad número uno, todavía ha sido atacada por trolls que dicen cosas como “Espero que mueran como ese animal” y “Ojalá se dispararan entre sí”

A pesar de las amenazas, Petra dice que ha gastado varios miles de dólares contribuyendo a los esfuerzos de conservación.

Este dinero se ha gastado en la alimentación de animales salvajes, que cuesta aproximadamente 2.300 dólares por quincena, proporcionando medicinas, construyendo lagos para contrarrestar la destrucción del hábitat, embarcando en la recolección de basura y ejecutando programas educativos para niños pequeños.

@petrrissa

La caza ha permitido a la familia de Petra volverse autosuficiente en el consumo de carne, con cada elemento del animal utilizado, sin dejar casi ningún desperdicio, publicó el Daily Mail.

Pero durante una cacería el año pasado, el horror de los comentarios de los trolls se hizo realidad cuando un compañero cazador que estaba a solo 80 metros de Petra recibió un disparo accidental y murió casi de inmediato.

La horrible escena puso a prueba la fuerza y ​​resolución de Petra.

@petrrissa

Durante algún tiempo, a Petra le resultó difícil amar la caza de la misma manera que antes. Sin embargo, dice que prevaleció su determinación de proteger a los animales para las generaciones futuras, por lo que continúa cazando para conservar y administrar los números de caza.

“La caza es una forma de vida y una tradición en mi familia”, explicó. “Adaptamos nuestras vidas para que encajen con la temporada de caza”.

“La caza nunca se trata solo de la caza. Hay tanto tiempo, energía y cuidado que se dedican a esto, pero la mayoría de las personas no se dan cuenta de esto”.

@petrrissa

“La gente me ha deseado la misma muerte que los animales que he cosechado. La gente piensa que matamos animales por diversión, lo cual no es el caso en absoluto”, agregó.

“No ven que yo alimento a los animales para asegurarme de que sobrevivan al invierno. Distribuyo agua potable en verano y construyo comederos.  Cavamos lagos, les damos medicinas, salvamos a los animales jóvenes y a otros animales heridos y organizamos salidas de recolección de desechos”, dice.

“Enseñamos a los niños en las escuelas y organizamos campamentos educativos de verano. He gastado miles de mis propios euros contribuyendo a estos esfuerzos”, asegura.

@petrrissa

Lejos de la concepción de que los cazadores gustan de destruir el mundo animal, Petra agrega que los cazadores “aman la naturaleza” y que la práctica ha sido una forma de vida durante miles de años.

Ella dice que el trabajo para administrar la cantidad de animales y su composición sexual preserva los rebaños para las generaciones futuras y mantener esta antigua tradición.

“Me encanta disfrutar del amanecer temprano, el canto de los pájaros, la niebla mágica, el silencio, todo mientras observo a los animales”, explicó la cazadora”.

@petrrissa

“Estar solo en la naturaleza con solo mis pensamientos siempre parece mejorar mi día. La caza también me ha traído fuerza, coraje y algunas amistades increíbles. Cuando procesamos la carne de caza, es algo que comparten la familia, los amigos y nuestro pueblo. Es la carne más saludable que puede comer una persona”, aseveró.

“He tenido personas que se acercan a mí para agradecerme por lo que hago por la naturaleza. Los adultos a veces me preguntan cómo podemos transmitir este mensaje también a los jóvenes.  Es importante que preservemos la naturaleza para las generaciones futuras. Espero poder enseñarle a mi propio hijo este día”, concluyó.

Puede interesarte