“Al menos él está en buena condición física y no tiene más lesiones que un corazón roto, lo cual estamos seguros será reparado por el amor y el cuidado de todos en nuestro equipo” comentaron sus rescatistas.

Hay animales salvajes que están en constante peligro por la codicia de los seres humanos, que insisten con arrebatarles sus pieles, cuernos u otras partes de sus cuerpos para luego venderlas en el comercio ilegal de vida silvestre y así llenarse los bolsillos de dinero de una manera horrible.

Y no solo cuestan la vida de estos animales, sino también el sufrimiento de sus familias.

Un pequeño bebé rinoceronte de apenas 8 meses ya conoce la pérdida de su madre y la angustia que se siente al quedar huérfano. 

The Rhino Orphanage

Se suponía que debía pasar al menos sus primeros 3 años al lado de su madre, amamantándose y creciendo junto a ella, pero un grupo de cazadores furtivos apareció y se la arrebataron sin ningún tipo de piedad… todo por obtener sus cuernos, que en la medicina tradicional china son bastante apreciados al estar compuestos de queratina, la misma proteína presente en las uñas humanas.

Para fortuna del pequeño rinoceronte, unos guardabosques lo encontraron y llamaron a un grupo de rescate.

Ellos lo prepararon para viajar a The Rhino Orphanage en Sudáfrica, y para evitar estresarlo o asustarlo con el ruido del camión, le pusieron cuidadosamente tapones para los oídos y vendas en los ojos.

The Rhino Orphanage
The Rhino Orphanage

Sin embargo, cuando llegó, no estaba tranquilo. Davi, como fue nombrado, extrañaba a su madre y pasó toda la noche llorando. 

“Sus llamadas a mamá se hicieron eco de manera profunda y urgente durante toda la noche, pero dos cuidadores han estado con él en cada paso del camino. Al menos él está en buena condición física y no tiene más lesiones que un corazón roto, lo cual estamos seguros será reparado por el amor y el cuidado de todos en nuestro equipo” dijo un miembro del equipo de rescate.

The Rhino Orphanage
The Rhino Orphanage

Pero poco a poco el rinoceronte comenzó a adaptarse y a aceptar el cariño de sus cuidadores, pues en un principio evitaba el contacto con ellos y ni siquiera quería beber de la botella de leche que le daban… al menos así lo evidenció el equipo: “Después de seis largos días de increíble paciencia, ternura, voces calmadas, a veces frustración y decepción, y el regreso de botellas de leche intactas… ¡Davi finalmente ha comenzado a beber de una botella! Esto hizo llorar lágrimas de alivio y alegría a nuestros cuidadores” contaron emocionados.

Por ahora, el pequeño ha comenzado a apoyarse en otros dos rinocerontes huérfanos, Lolli y Lotti, y de seguro se convertirán en grandes amigos.

The Rhino Orphanage
The Rhino Orphanage

¡Larga vida Davi!

Puede interesarte