¿Quién sería capaz de esta monstruosidad? El canadiense Will Huppertz, quien posa orgulloso en la fotografía, sin una pizca de remordimiento.

Hubo una época en la que muchas cosas se hacían con pieles de animales, desde vestimentas y diferentes muebles a rucas y otro tipo de construcciones. Pero con los adelantos tecnológicos y una mayor concientización sobre la ecología, estas prácticas parecían haber quedado en el pasado.

Coyote | Pixabay

O eso creíamos. Ya que el cazador canadiense, Will Huppertz, en tan solo el 2012 llegó a matar a 352 coyotes y 31 lobos en Alberta. Y no solo contentándose con aquello, quiso lucir su cuantiosa cacería decorando su granero con las pieles de los animales que mató.

Lobo | Pixabay

Lo que sorprendió a muchos, es que esta masacre de caninos es totalmente legal. Y de hecho, las autoridades locales alientan este tipo de caza. Esto debido a que tanto coyotes como lobos son depredadores que constantemente han amenazado el ganado de los trabajadores agrícolas del sector. Siendo los primeros considerados plagas según la Ley de plagas agrícolas y forestales de Alberta.

Coyote | Pixabay

Incluso, para incentivar su caza, se paga 15 dólares por cada coyote y 75 dólares por cada lobo traído a las autoridades. Para lo que se necesita una licencia para cazar, la cual no exige muchos requisitos, y también se requiere mostrar un permiso para casar en tierras privadas.

“Los lobos son mucho más difíciles de controlar y administrar, por lo que les ofrecemos un incentivo un poco más grande. Tratamos de asegurarnos de que todas las pieles se utilicen, se usen como pieles, que no se desperdicien, que los animales no se maten sin ninguna razón y que se puedan usar para otros fines»

– declaró Matt Janz, director de servicios agrícolas y de desechos a Bonnyville Nouvelle.

Lobo | Pixabay

Todo esto es parte de un programa, que según Janz, será modificado a medida que se logre controlar la población de estos animales. Para que así, lograr su objetivo de fomentar un ecosistema saludable y sustentable que este en constante equilibrio.

Coyote | Pixabay

Pero más allá de que sea legal o no, lo de Will Zuppertz y su granero decorado de pieles de coyotes y lobos, parece salido de una película de terror. Espantoso y salvaje. Además, no es un diseño muy útil, ni que sea sanitario o que sirva para proteger la construcción. Realmente pareciera más una ostentación de sus habilidades como cazador, o simplemente, un intento de provocación hacia quienes se preocupan por la fauna del planeta.

Grupo de Facebook Cecil the Lion

 

Puede interesarte