Por Daniela Morano
5 abril, 2019

Su dueña estaba devastada. Princess era parte de la familia.

Si tu más amada y preciada mascota desapareciera un día, de seguro esperarías que si alguien la ve, te avisara. En el mejor de los casos incluso la cuidarían hasta que tú llegaras al lugar y pudieses darle un gran abrazo y llevarla de vuelta a casa. Claro que esto sólo podría esperarse si viviésemos en una sociedad con gente empática, preocupada una por la otra, y no llena de gente egoista.

Si no lo creen es cosa de leer el caso de Princess, una cerdita que se perdió hace unos días en su vecindario en Arcata, California.

La cerdita de 200 kilos se había quedado en el gallinero de la casa de su dueña, Carrie Hogan, pero Princess quería conocer más del mundo, y salió a caminar por el vecindario donde uno de los vecinos la vio de lejos. Este llamó a la policía de Arcata, quienes le pidieron que la mantuviera a la vista hasta que ellos pudiesen ponerse en contacto con su dueña.

Facebook Carrie Hogan

El hombre estuvo de acuerdo y cuando los oficiales llegaron a su casa a buscarla, se encontraron con que el hombre había matado a Princess para convertirla en carne.

«Estábamos en completo shock y sorprendidos cuando supimos que la había matado», dijo Brian Ahearn, jefe de policía, a Lost Coast Outpost un medio local.

Todd Dokweiler, teniente de la brigada, dijo que el hombre que había acordado cuidar a Princess no era el responsable de matarla. Otro hombre, quien vivía junto a este, fue quien habría tomado a la cerdita y la habría matado en el jardín de la casa. Todo habría ocurrido en tan solo dos horas.

«Dado lo avanzado que estaba el proceso, es probable que la cerdita haya sido sacrificada poco después de que recibimos la llamada», dijo.

Facebook Carrie Hogan

Hogan, la dueña de Princess, no habría visto la horrífica escena pero estaba devastada al enterarse de lo que había ocurrido. Había cuidado de ella desde que nació e incluso le daba leche de un biberón.

«Era muy dulce, no era agresiva. Le encantaba estar con gente», dijo.

El hombre que la sacrificó está siendo investigado por la policía y arriesga ser acusado de robo. Y Hogan sólo quiere justicia.

«Creo que lo más difícil es creer que alguien pudiese ser tan salvaje».

Puede interesarte