Por Monserrat Fuentes
4 octubre, 2018

 “Me gustaría pensar que lo conozco. Es un verdadero amor”, dijo la muchacha.

Siempre he pensado que los animales son seres puros y llenos de amor, pero la verdad es que jamás se me pasaría por la mente tener una amistad o un vínculo estrecho con un enorme depredador que podría matarme en pocos segundos. Aunque por supuesto, hay personas que no están de acuerdo conmigo, como una valiente chica de Texas, Estados Unidos.

Makenzie Alexis Noland/Facebook

Makenzie Noland tiene 21 años  y adora la vida salvaje, de hecho, acaba de graduarse de Ciencias de la Vida Silvestre y la Pesca en la universidad.

Desde mayo ha trabajado como pasante en el centro de rescate del condado de Gator en Beaumont y allí forjó una inusual amistad.

Makenzie Alexis Noland/Facebook

Noland comenzó a trabajar con un gran cocodrilo de casi 4 metros de longitud llamado Big Tex.

Desde su primer día en el centro comenzó a encargarse la alimentación del animal, causando extrañeza en los visitantes del reciento por la gran cercanía entre ella y el mortal depredador.

Para celebrar que terminó su pregrado, Makenzie fue a celebrar con su gran amigo Big Tex, adentrándose en las aguas usando un vestido y birrete para mostrarle el gran logro.

Makenzie Alexis Noland/Facebook

La chica posa a pocos centímetros de él e inclusive lo acaricia, pero ¿cómo lo hace para estar tan cerca de él?

“Lo llamo, le hablo con dulzura, le hago cosquillas en la nariz y le aseguro que no voy a lastimarlo”, dijo Noland. “He sido mordida por crías de 8 pulgadas, que duelen, pero nunca por Tex”, reveló Noland a Dailymail.

Ella confía tanto en Big Tex que no dudó en compartir su anillo de graduación con él.

Makenzie Alexis Noland/Facebook

 “Me gustaría pensar que lo conozco. Es un verdadero amor”, finalizó Makenzie, quien ahora espera comenzar a trabajar en un zoológico.

Mira aquí la cercanía entre ambos.

Puede interesarte