Por Antonio Rosselot
3 marzo, 2021

Estos dos hermanos de Kazajistán no dudaron en ayudar a este ejemplar de corzo, cuyo rostro estaba cubierto de hielo y nieve dura. El peso de su “casco” le impedía ver y levantar la cabeza, por lo que lo salvaron antes de que el asunto pasara a mayores.

Nos iremos a Kazajistán para la próxima historia, que involucra a dos hermanos, un frío que cala los huesos y un corzo en problemas.

La situación era muy inquietante, ya que este animal —de la familia de los ciervos— tenía su hocico y sus ojos recubiertos de hielo, a causa de las frías temperaturas y nevazones propias del invierno asiático.

KST News

Abylaikhan y Nurzhan Kuandyk viajaban por la carretera nevada desde la ciudad de Nur-Sultan, cuando de repente vieron al animal deambulando a un costado de la carretera; para ellos, fue evidente que el animal necesitaba ayuda ya que se le veía debilitado.

Además, no podía levantar su hocico ya que todo su rostro estaba congelado y tenía una gruesa capa de nieve dura paralizándole todos los músculos. Tampoco se veían sus ojos; fue ahí cuando decidieron ayudarlo y registrar la situación.

“Le limpiamos la cara. Lo hicimos con el mayor cuidado posible y luego la dejamos ir. Fue una pena que otros conductores también vieran un animal errante, pero pasaron de largo. En tales casos, se deben detener e intentar ayudar”.

—Abylaikhan Kuandyk a KST News

KST News

Además, los hermanos relatan que eso no es lo único que les sucedió en el trayecto, ya que poco después vieron a otro corzo en problemas, presuntamente con una pata fracturada.

Cuando se dispusieron a ayudarlo, sin embargo, el animal escapó y se perdió.

Hay que aplaudir la sensibilidad y disposición de estos dos hermanos, que nunca pensaron que terminarían su jornada de viaje como héroes.

Puede interesarte