Por Camilo Morales
12 abril, 2021

“Su hocico estaba sangrando y tenía marcas de garras debajo de un ojo (…) Es un milagro encontrarla viva”, contó la dueña de la perrita, Alice.

Cuando un perrito se extravía puede generar una angustia y ansiedad tremenda en sus dueños. Pero lo que menos espera un amo es que su querida mascota haya sido secuestrada por un depredador más grande, como puede ser un ave rapaz.

Eso fue lo que le ocurrió a una pequeña perrita chihuahua en Francia quien se extravió desde el patio de su casa porque fue atrapado por las garras de un ave rapaz.

Pixabay

Hay que recordar que las aves rapaces tiene un pico y unas garras afiladas, con las cuales pueden destrozar fácilmente a una presa de tamaño pequeño, como son los perros chihuahua. Sin embargo, la probabilidad de que esto ocurra en un área residencial es muy baja. 

Según informó el medio local France Bleu, la dueña de la perrita, llamada Alice, contó que “escuché a Enzo, mi otro chihuahua, gritando y saltando por todo el lugar. Su cabello estaba erizado de miedo. Cuando llegué al jardín no estaba Engie“.

Alice

Ahí comenzó la desesperación de Alice, quien creía que su perrita había escapado. “Llamé a mi vecino y le pregunté si unas aves que vimos dando vueltas en el cielo podrían haberse llevado a mi perro. Me dijo que era imposible. Estaba desesperada“.

Pero Alice no estaba tan equivocada, un ave rapaz se había llevado a Engie. “Pensé que el ave ya había masacrado a mi pequeña Engie para darle de comer a sus crías. Ésta perrita era el amor de la vida de mi difunto esposo”.

Alice

Tras una ardua búsqueda por toda la zona recibió el llamado del veterinario de la ciudad, quien le contó que había encontrado a una chihuahua con heridas que daban cuenta del ataque de un ave.

Alice contó que “su hocico estaba sangrando y tenía marcas de garras debajo de un ojo (…) Es un milagro encontrarla viva“. Además, explicó que con su chip pudieron identificarla. Eso sí, ahora la perrita está temerosa de salir al patio debido al trauma que le generó la experiencia. Definitivamente, no la cuenta dos veces.

Puede interesarte