Por Daniela Morano
13 mayo, 2019

No se alejó de su lado hasta que llegaron los paramédicos.

Cuando la hermana mayor de Isaiah Lenotte se fue a otra ciudad a estudiar, se hizo más cercano a Athena, una pit bull que habían rescatado años atrás. Athena estaba confundida y estresada porque no entendía dónde estaba su dueña, así que la cercanía con otro de los familiares le hizo bien. Encontraron apoyo en el otro y pasaban gran parte del día juntos.

“Jamás se aleja de mi lado cuando estoy en casa y siempre me está esperando cuando llego. No confío en ningún perro tanto como en ella”, dijo Lenotte a The Dodo.

Jennifer Lenotte

La semana pasada, Isaiah decidió llevar a Athena con él de paseo a pescar. Pasaron una gran tarde, relajándose y jugando, hasta que fue hora de irse a casa. Isaiah conducía por una pequeña colina cuando comenzó a sentirse mal. Perdió el control del coche y chocó contra un árbol afuera del camino.

“No fue sino hasta que choqué contra el árbol que me desmayé. Me desperté después con el coche dentro del agua y lleno de humo por las bolsas de aire. Procedí a intentar salir del coche porque podía incendiarse”.

Jennifer Lenotte
Jennifer Lenotte

Estaba lleno de heridas pero tenía que lograr salir lo más rápido posible. Sin embargo el dolor era demasiado y fue Athena quien debió tomar las cosas en sus propias manos -o patas-.

“Abrí la puerta del lado del pasajero y ahí ella me sacó. Logró sacarse su arnés para arrastrarme y quedarse a mi lado a pesar de que lo único que quería era alejarse del coche lo más pronto posible”.

Jennifer Lenotte
Jennifer Lenotte

El choque la había asustado pero se rehusaba a separarse de su amigo. Los dos lograron cruzar la calle y llegaron los papá de Lenotte quienes intentaron subir a Athena a su coche pero ella no quería.

“Cuando llegué ella estaba ahí tiritando”, dijo Jennifer, su mamá. “La tuve que tomar en brazo y subirla pero seguía negándose a subir porque quería ver a mi hijo”.

Jennifer Lenotte
Jennifer Lenotte

Sólo cuando llegaron los paramédicos dejó que se la llevaran. Entonces en casa la revisaron, donde confirmaron que estaba bien y no tenía ninguna herida física. Una vez que Isaiah regresó, los dos se reunieron y ella otra vez estaba pegada a su lado.

“No podría estar más agradecido por una acompañante tan increíble”.

 

Puede interesarte