Por Cristofer García
30 septiembre, 2021

Este canino de Santiago de Querétaro, México, parecía agradecerle a los ciclistas luego de que retiraran la botella atorada. Les saltó encima y quería jugar.

Los animales callejeros no tienen la posibilidad de defenderse por su cuenta e incluso en ocasiones su vida puede correr grave peligro. Por ello es importante que las personas les tiendan una mano amiga a los peludos en problemas, como sucedió con este perrito en Santiago de Querétaro, al centro de México.

Un grupo de ciclistas que rodaban por las calles de esta ciudad se encontraron con un canino en una situación delicada por lo cual no dudaron en ayudarlo, porque las consecuencias podrían ser muy graves.

Grupo MTC Nrcbikes

Se trata de un peludo que tenía su hocico atorado en una botella de plástico, la cual no podía retirar él mismo. Era una situación de emergencia, por ello dejaron sus bicicletas a un lado de la carretera y fueron hasta el can.

“Agradecido. Durante las rodadas alrededor de Querétaro, en algunas comunidades se desechan los plásticos sin control. Un ‘inofensivo’ pet (botella de plástico) pudo asfixiar a este lomito. Se encontró con sus angelitos sobre dos ruedas“, comentó el usuario Omata en su cuenta en Twitter, donde compartió el video del rescate.

Grupo MTC Nrcbikes

De acuerdo a la información del usuario, el video originalmente pertenece al grupo de ciclistas MTC Nrcbikes, quienes registraron el momento en que salvaron al peludo.

Grupo MTC Nrcbikes

Tal como se aprecia en las imágenes, tomaron al can por la espalda, mientras otro rompía con cuidado la botella. Al final, cuando estaba libre, el can corrió de forma cariñosa hacia sus rescatistas, lo que parecía un agradecimiento.

Grupo MTC Nrcbikes

Esta situación es un ejemplo de las consecuencias que trae la contaminación y el no botar los desperdicios en los lugares indicados. No es solo cómo afecta a las personas sino a terceros, como el caso de este perro.

https://twitter.com/OmataQro/status/1442152003971559424?s=20

Afortunadamente este canino fue visto a tiempo y le echaron una mano, pero el riesgo era grande. No era solo el tema de la asfixia, porque en caso de encontrar la forma de respirar con la botella en el hocico, no iba a poder comer ni beber.

Puede interesarte