Por Elena Cortés
9 mayo, 2017

¡Experimento bizarro!

¡El descubrimiento del momento! Un equipo de investigadores acaba de encontrar  a un ciervo masticando una costilla humana durante un experimento que examina cómo los restos humanos se descomponen en la naturaleza. Pero, lo que más se resaltó es que nunca imaginaron que un animal como el ciervo comería restos humanos. Este hallazgo definitivamente romperá barreras.

El experimento fue realizado en un lugar apodado “granja de cuerpos” (body farms).

En estas instalaciones se busca estudiar cómo los restos humanos se descomponen al aire libre, incluyendo a los animales que interactúan con los cuerpos.

Tengamos en cuenta que un cuerpo en la naturaleza se descompone rápidamente, ya que los animales se encargan velozmente de alimentarse de los restos.

Sin embargo, el equipo científico trabajando en el lugar nunca esperó que un ciervo también se alimentaría de restos humanos.

Journal of Forensic Sciences

Zorros, mapaches y otros animales carroñeros son los primeros en llegar, por lo que los científicos de  la Instalación de Investigación Antropológica forense en San Marcos, Texas colocaron una cámara para ver qué otros animales se detenían en los restos para alimentarse.

Los ciervos son considerados herbívoros y viven de una dieta de plantas, ramas, frutas, nueces y alfalfa.

Si bien también hay registros de que pueden ser carnívoros y alimentarse de pescado y conejos muertos, esta es la primera vez que ven a uno comer carne humana. Según especulan los científicos, estos animales podrían buscar carne y huesos cuando les faltan minerales como fósforo, sal y calcio.

Journal of Forensic Sciences

Si quieres leer la investigación completa, pulsa AQUÍ. 

¿Qué opinas sobre este experimento?

Puede interesarte