Por Daniela Morano
16 abril, 2019

6 de los 11 monos que formaban parte del experimento fallecieron al poco tiempo después de nacer porque no soportaron las condiciones. No debería estar permitido continuar con esto.

La mutación genética suena como un concepto sacado directamente de una película de ciencia ficción, pero con los avances científicos de los últimos años son una realidad y no un imaginario. El caso más reciente fue registrado en China, donde científicos sometieron a 11 macacos Rhesus a un experimento en el cual manipularon su formación genética a través de implantes cerebrales de genes humanos.

La intención de esta investigación ha sido ver desde otra perspectiva la evolución humana.

El gen MCPH1, el cual se cree interviene en el desarrollo del cerebro durante la gestación, permitiría «evolucionar» este órgano en los seres humanos. Para comprobarlo, los científicos del Instituto Kunming de Zoología y la Academia de Ciencias de China utilizaron a estos macacos, en quienes notaron un mayor tiempo de desarrollo en primates modificados.

iStock

Fueron inyectados con un virus los embriones de los 11 monos, de los cuales seis fallecieron en medio de la investigación. En los otros 5, se continuó el análisis con una serie de pruebas incluidas resonancias magnéticas y pruebas de memoria. Estas mostraron que los monos tienen mejor memoria a corto plazo y tiempo de reacción más rápidos que el grupo de control, sin embargo sus cerebros tardaron similarmente al del humano en desarrollarse.

Para científicos como Martin Stynes, de la Universidad de Carolina del Norte y co autor del estudio, las pruebas no son concluyentes de nada. «Cuando hacemos experimentos, tenemos que tener claro qué es lo que queremos aprender, para ayudar a la sociedad, y no es el caso aquí. No creo que vayan en buena dirección. Están intentando entender el desarrollo del cerebro pero creo que no lo están logrando», dijo al MIT Technology Review.

iStock

Por supuesto que además el experimento ha generado diversas críticas sobre el tratamiento ético de estos animales.

«Seis de los monos alterados genéticamente murieron, así que ya vemos que el procedimiento es letal», dijo Barbara J. King, profesora de antropología de la Universidad de William and Mary, a Vox. «Los costos son altos y los beneficios cero; se sabe que los modelos animales no funcionan para estudiar procesos humanos complejos. ¿Qué derecho tenemos a someter a estos primates a grotescos procedimientos de este tipo?».

National Science Review

Vale mencionar que también se sabe que este tipo de primate es particularmente lejano al ser humano en comparación a otras especies.

Puede interesarte