Por Cristofer García
22 octubre, 2021

Najin y Fatu son los únicos dos ejemplares que quedan del rinocerontes blanco del norte. La buena noticia es que se lograron producir 12 embriones artificialmente y se espera que la primera cría nazca en 3 años.

La preservación de los especies en peligro de extinción es una labor que los protectores animales llevan adelante con mucho esfuerzo. Y es que tienen muchas amenazas y problemas, como la caza furtiva, que han llevado al borde de la desaparición a varias especies.

Así es el caso del rinocerontes blanco del norte, del cual solo quedan dos de ellos en el mundo. Najin, de 32 años, y su cría, Fatu, son los ejemplares restante y, a pesar de los esfuerzos de los científicos por ampliar su población hasta ahora ha sido imposible.

Reuters

Según reseñó Reuters, uno de los rinocerontes será retirados del programa actual que tiene el objetivo de salvar a la especie. Ahora Fatu es la única donante hembra de óvulos que queda, por lo cual se intentará implantar sus embriones artificialmente en otras especie de rinoceronte que abunda en Kenia.

Al no haber otro ejemplar macho de rinocerontes blancos del norte, todas las esperanzas están depositadas en los óvulos de Fatu para lograr esta misión que hasta ahora ha sido fallida, porque su madre ya no está apta para ello.

Reuters

“El equipo tomó la decisión de retirar a la mayor de las dos hembras restantes, Najin, de 32 años, como donante de óvulos”, dijo en un comunicado el equipo Biorescue, el cual está integrado por investigadores del Instituto Leibniz para la Investigación de Zoológicos y Vida Silvestre en Alemania.

La idea principal es implantar embriones hechos con la esperma congelado de machos fallecidos. “Hemos tenido mucho éxito con Fatu. Hasta ahora tenemos 12 embriones puros de rinoceronte blanco del norte”, informó David Ndeereh, subdirector interino de investigación del Wildlife Research and Training Institute, en Kenia.

Este reto, que tiene en juego la supervivencia de este ejemplar se da como resultado de la sangrienta caza furtiva que vivió esta especie. Los rinocerontes blancos del norte solían vivir sin problemas en África oriental y central hasta que los cazadores se vieron traídos por sus cuernos.

Reuters

Se espera que la primera cría nazca en unos 3 años y tener en las próximas dos décadas una población mucho más abundante de rinocerontes blancos del norte.

Puede interesarte