Por Antonio Rosselot
21 junio, 2019

Además este mismo fármaco tiene efectos sobre las células cancerígenas, evitando que se masifiquen dentro del cuerpo.

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estudiaron en profundidad las propiedades del veneno de alacrán y dieron con un antibiótico, formulado por dos compuestos, que es capaz de atacar la tuberculosis e inhibir la proliferación de células cancerígenas. Estos expertos, pertenecientes al Instituto de Biotecnología (IBt), ya patentaron y produjeron estos compuestos, potencialmente usables como fármacos.

Son efectivos para inhibir el crecimiento de células cancerígenas como Jurkat (leucemia de células T), TE671 (células de rabdomiosarcoma) y SH-SYSY (neuroblastoma de médula ósea), sin causar daño a células del tejido pulmonar”.

Lourival Possani Postay, investigador de la UNAM

Si bien es prevenible y curable, la tuberculosis es una de las enfermedades más letales del mundo, matando a alrededor de 45 mil personas por día. Según estadísticas del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades de México, en 2016 hubo poco más de 2.500 fallecimientos por tuberculosis, aparte de más de 21 mil casos registrados y tratados. Dentro de territorio mexicano, los estados más afectados por la enfermedad son Veracruz, Baja California, Guerrero, Tamaulipas y Sonora.

Los dos compuestos identificados por el cuerpo de investigadores tienen dos funciones distintas: el primero, de color rojo, ataca los anticuerpos que causan infecciones en la piel, sepsis, endocarditis y neumonía, mientras que el segundo, de color azul, se encarga de frenar la micobacteria que ocasiona la tuberculosis.

0221

Según Lourival Possani, este nuevo fármaco no afecta el tejido epitelial del pulmón, ya que en los modelos de prueba fue aplicado en la tráquea y no hubo complicaciones.

“Al estudiar el veneno de alacrán, se verificó que los compuestos rojo y azul eran prometedores en ensayos biológicos para buscar su posible efecto en el crecimiento de células tumorales, modulación de la respuesta inmune y un posible efecto antibiótico”.

UNAM en su sitio web

Turismo de Observación

Esta no es la primera experiencia del equipo de Possani con alacranes, ya que además de México, han estudiado dicha especie en 16 países distintos. ¡Esperemos que sigan contribuyendo con su conocimiento!

Puede interesarte