Por Antonio Rosselot
17 diciembre, 2020

Estos “huevos” —creados por la organización preservacionista Paso Pacífico— tienen un GPS y un chip de teléfono dentro, cosa de poder rastrear las rutas de los cazadores y los lugares donde venden ilegalmente los huevos. Un gran avance para echar por tierra estas redes de tráfico que tanto daño hacen a la vida salvaje.

El tema de la caza furtiva es muy delicado en todo el mundo, y se están haciendo miles de esfuerzos para evitarlo y poder encontrar a estas personas que se dedican a matar animales salvajes y exóticos para después venderlos por partes en el mercado negro.

En el caso de las tortugas marinas, es un asunto no menor. De acuerdo a la organización preservacionista Paso Pacífico, los cazadores furtivos destruyen más del 90% de los nidos de las tortugas marinas en América Central, principalmente en las playas más desprotegidas. Su objetivo es vender esos huevos en el mercado ilegal de vida silvestre.

Helen Pheasey

Por lo mismo, Paso Pacífico decidió intentar una moderna solución para engañar a los cazadores furtivos y poder así trazar sus movimientos después de que cometan el delito: huevos falsos con rastreadores de GPS dentro.

Están hechos de un material dúctil llamado NinjaFlex y pintados con una pintura texturizada especial, según CNN.

Helen Pheasey

El sistema es bastante sencillo: dentro del huevo falso se instala una tarjeta SIM y el mencionado GPS, ambos funcionando con datos móviles.

Estos huevos son enterrados junto con los reales y, apenas son sacados de la arena, la tarjeta SIM se activa con la señal de teléfono y empieza a mandar una señal a la central de Paso Pacífico, cosa de poder rastrear los movimientos del cazador.

Matt Dolkas

Este proyecto comenzó en 2017, y en los años posteriores se pusieron más de 100 huevos falsos en cuatro playas distintas de Costa Rica, específicamente en nidos de tortugas golfinas y marinas verdes.

Los resultados arrojaron que estos dispositivos podrían ayudar a desbaratar el comercio ilegal de especies no sólo en cuanto a las tortugas se refiere, sino que en un gran número de especies vulnerables.

Hal Brindley

Con esta inteligencia, se podría dar más fuerza a una posible ley que permita identificar a los traficantes y las redes criminales en vez de los cazadores furtivos locales, que generalmente cometen los delitos por necesidad y para ganar dinero de forma rápida. Aún hay que hacerle algunos ajustes de funcionamiento a los huevos, pero su presencia es invaluable para el bienestar de las playas centroamericanas y de estas tortugas.

“La inteligencia es clave para la prevención. Significa que siempre estás por delante de los cazadores furtivos y no por detrás. Tenemos que ser proactivos, no reactivos”

—Helen Pheasey, investigadora de Paso Pacífico, a CNN

AFP

Y claro, es una solución relativamente simple y altamente efectiva para encarar este problema. Esperamos que se masifique y que, de una vez por todas, se comiencen a desbaratar estas redes que se dedican a generar riquezas con el sufrimiento de los animales.

Puede interesarte