Por Josefa Velasco
30 marzo, 2020

La población japonesa ha cambiado considerablemente, ahora tiene cola, orejas y mucho pelo.

Muchos son los países que han implementado cuarentena en sus territorios, esto con el fin de frenar el aumento de contagios por COVID-19, lo que ha significado ver las calles de sus ciudades totalmente vacías y tranquilas. Pero, hay otra especie que ha decidido recorrerlas, como quizás lo hacían hace siglos atrás.

A nivel mundial ya ha habido más de 7 avistamientos de animales que recorren las ciudades, uno de los primeros de ellos fue en Bogotá, Colombia. Donde se logró captar a un zorro cangrejero paseando por el patio de una casa, pero luego de este comenzaron a aparecer diversos casos en los que pudimos apreciar; jabalís, pumas, cabras, osos  y hasta zarigüeyas paseando por distintas localidades del mundo.

Jae C. Hong

Así mismo ha ocurrido en la que algún día fue capital de Japón, Nara, donde miles de ciervos se han tomado las calles y han aprovechado la ausencia de turistas para invadir distintas partes de la ciudad. Lo que más llama la atención, es que aún cuando el país no decretó cuarentena obligatoria, sus ciudadanos han sido muy responsables en cuanto a no salir de sus casas a no ser que sea de extrema necesidad, lo que ha ayudado significativamente para evitar la propagación del virus.

Jae C. Hong
Jae C. Hong

Restaurantes cerrados, tours cancelados y extrema tranquilidad en sus centenarios templos, son el escenario perfecto para que estos sagrados animales puedan recorrer y alimentarse con calma. Antiguamente en Nara-koen los ciervos eran considerados mensajeros de los dioses, es por eso que hasta la fecha son considerados tesoro nacional, por lo que es habitual verlos libremente merodeando por la ciudad. Sin embargo desde que comenzó el brote de COVID-19, estos pequeños tomaron aún más confianza y se han apoderado de sus áreas públicas.

Jae C. Hong
Jae C. Hong

La falta de turistas ha sido fundamental en el incremento de ciervos en las calles, ya que estos están acostumbrados a recibir alimento por parte de los visitantes, y al no contar con ese sustento se han visto obligados a salir en búsqueda de su propia comida.

Jae C. Hong
Jae C. Hong

Sin embargo grupos de protección de venados en Japón, se han manifestado diciendo que los animales se encuentran mejor ahora que no comen las golosinas que los turistas suelen darles.

Jae C. Hong
Jae C. Hong
Jae C. Hong

Esperemos que durante el tiempo que continúe esta epidemia, otras especies puedan beneficiarse de la ausencia de la raza humana, la que muchas veces trae consigo más destrucción que desarrollo.

Puede interesarte