Por Luis Aranguren
12 junio, 2019

Protegió a sus polluelos cubriéndolos con sus alas, sin importar que arriesgara su vida. Esto es verdadero amor de madre.❤️‍

Las aves suelen colocar sus nidos en las copas de los árboles, pero para poder convivir en la «selva de cemento» que los humanos hemos creado les ha tocado adaptarse y buscar sitios altos pero en ocasiones inseguros para poder tener a sus crías. Fue así como esta inocente cigüeña colocó su nido en la cima de una torre de alta tensión.

Unplash

Estas torres debido a su carga magnética en ocasiones hacen de pararrayos, y por mala suerte así ocurrió en donde esta madre tenía a sus polluelos. Tras caer el relámpago el fuego comenzó a cubrir por completo su nido y la despavorida ave no encontraba alguna solución para proteger a sus crías.

Sin tener más opción, cubrió a sus pequeños con sus alas y rápidamente comenzó a graznar pidiendo auxilio. El fuego consumía rápidamente el nido que ella había construido para sus crías pero en ningún momento esta maravillosa madre se retiró del lugar.

Fue angustioso para los activistas de la fundación «Amigos de las cigüeñas» filmar esta terrible escena pero afortunadamente los bomberos llegaron a tiempo y pudieron disipar las llamas sin perder ni una sola vida. Aunque los polluelos tuvieron algunas quemaduras leves, se encuentran en recuperación en un refugio de la ONG, junto a otras 70 aves.

RT

El amor de madre es tan puro que nunca deja de sorprendernos y no mide de especies. Siempre valoramos a quienes nos han dado vida y también la darían por nosotros.

Puede interesarte