Por Antonio Rosselot
21 enero, 2020

Chang Puak Camp es un centro de “entretención” donde los monos están a merced de sus crueles entrenadores: los disfrazan, maquillan y amarran para deleitar a los turistas. Lo ven como un espectáculo, pero en verdad es maltrato a todas luces.

La serie “Los humanos somos horribles” lanzó una nueva temporada, y el primer capítulo de esta entrega está basado en Ratchaburi (Tailandia), específicamente en el centro de eventos Chang Puak Camp, donde hacen espectáculos de entretenimiento usando a animales “domesticados”.

El último espectáculo, y uno de los más terribles, se dio a conocer hace unos días mediante las redes sociales, y en el material audiovisual que ha circulado se ve cómo un grupo de pequeños monos es forzado a hacer una actuación usando bastones con fuego, saltando a través de aros y usando una vestimenta y maquillaje, y se nota a leguas que están muy incómodos.

ViralPress

PETA, la organización internacional contra el maltrato animal, hizo un llamado a las agencias de viajes y operadores turísticos para que corten lazos con este tipo de espectáculos, añadiendo que a muchos de estos inocentes monitos les han sacado los dientes para que sean más “dóciles”.

Les dejamos el video a continuación, para que puedan ver este horrible maltrato con sus propios ojos:

El clip comienza con un mono enfundado en un vestido dorado, el que es forzado a saltar a través de un aro con espinas, antes de hacer girar una pelota y mostrar su maquillaje —rubor y sombra de ojos— a la deleitada audiencia.

Poco después, se puede ver a otro mono usando pantalones cortos y atado con una soga al cuello, saltando en el aire mientras trata desesperadamente de escapar. Las otras dinámicas donde participan los monos son saludando de mano a los niños de la audiencia, tocando guitarra y sentándose de patas cruzadas fingiendo escribir un mensaje de texto.

ViralPress

Jason Baker, vicepresidente de PETA, advirtió a la opinión pública que estos entrenadores circenses “rompen el espíritu de los monos usando métodos violentos, que sólo se basan en el castigo” para hacerlos actuar.

“Los monos no eligen caminar sobre sus patas traseras, usar ropa, montar en bicicleta o hacer otros trucos humillantes y sin sentido: simplemente aprendieron a temer lo que ocurrirá después si es que no los hacen. Fuerzan a los animales a tener una vida de esclavitud”.

Jason Baker, vicepresidente de PETA, en comunicado de prensa

ViralPress

La organización dice que estos animales generalmente son quitados del cuidado maternal cuando están recién nacidos, y son totalmente privados de su hábitat natural, en el cual deberían crecer. Tailandia es, por cierto, un destino turístico más que consagrado, pero ha sido ampliamente criticado por el trato barbárico que le dan a los animales con el mero objetivo de entretener a los turistas.

“La opinión pública ha cambiado, y forzar a animales salvajes a actuar ya no es la manera para atraer a una audiencia, pero aún hay mucho trabajo por hacer. Todas las agencias de viajes deben parar de promover paquetes turísticos para shows crueles y zoológicos, y los turistas deben dejar de comprar entradas para éstos y optar por ver a los animales en sus hábitats naturales, el único lugar donde pertenecen”.

Jason Baker, vicepresidente de PETA, en comunicado de prensa

ViralPress

Esperemos que este sea el comienzo del fin para estas horribles prácticas y, por supuesto, para el sufrimiento de estos monitos.

Puede interesarte