Por Macarena Faunes
19 noviembre, 2019

“Es un atentado contra la diversidad marina”, comentó la bióloga Sandra Bessudo.

Todos los animales merecen vivir tranquilos en su hábitat natural. Sin peligros ni complicaciones, estos seres deben estar tranquilos en sus hogares. Pero el hombre sólo busca una cosa: lucrar con ellos. Esta es una pésima noticia para Latinoamérica. 

El Gobierno de Colombia autorizó la caza de tiburones y la comercialización de sus aletas. El Ministerio de Agricultura firmó la resolución 350 de 2019, la cual establece las cuotas globales de pesca de diferentes especies para el 2020. Está permitida la captura de cerca de 500 toneladas de este animal. Permite el uso de las extremidades de varias especies para un uso diferente.

Wikipedia.

Con base en la “información técnica presentada por la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, la Secretaría de Agricultura de San Andrés y el Invenmar”, el documento específica que se llevó a cabo la reunión pertinente el 28 de agosto de este año.

Wikipedia.

Según Blue Radio, la resolución autoriza la pesca en el Caribe de 125 toneladas de cuatro tipos de tiburones. Además, admite 5.2 toneladas para el uso de aletas de la especie Carcharhinus Falciformis, más conocidos como el “tiburón sedoso”. En el océano Pacífico se permiten 350 toneladas de estos peces acuáticos, de las cuales, casi 10 pertenecen a Alopias Pelagicus, Alopias Supercilliosus y Sphyrna Corona.

Wikipedia.

Sandra Bessudo, bióloga y directora de la Fundación Malpelo, criticó a través de sus redes sociales esta medida. La medida es totalmente inaceptable. Debemos ayudar a los animales a sobrevivir en el medio ambiente, no quitarles la vida.

Pixabay.

“Inadmisible el nuevo decreto de Ministerio de Agricultura frente a los porcentajes permitidos de pesca de tiburones y aletas en Colombia.

Pixabay.

Es un atentado contra la diversidad marina, hemos trabajado más de 20 años para conocer sobre estas especies, los tiburones en general, que están siendo amenazados por la pesca ilegal, pero también por el aleteo. Hemos trabajado muchos años para prohibir esto, pero le pusieron un mico poniendo pesca incidental. Esta norma está fomentando la pesca y el aleteo. Yo no sé quién está asesorando al ministro, pero está muy mal asesorado”.

-Sandra Bessudo, bióloga y directora de la Fundación Malpelo-

En un mundo tan contaminado como en el que vivimos, mantener la seguridad de los todos los animales es primordial. Debemos evitar cualquier tipo de práctica que ponga en peligro su vida. Tomemos conciencia sobre la masiva caza de seres indefensos antes de que sea muy tarde. No los expongamos a la última instancia, el peligro de extinción. 

Puede interesarte