Por Antonio Rosselot
23 septiembre, 2020

Luego de que el hombre se desmayara en medio del paseo nocturno por las calles de Uruguaiana (Brasil), la fiel peluda ni pensó en abandonarlo: se subió con él a la ambulancia e incluso lo esperó afuera del hospital hasta que saliera.

Mientras conducía de vuelta a su casa una de las últimas noches de agosto pasado en la localidad de Uruguaiana (Brasil), Anderson Fechner Bahi presenció una escena que podría haber derretido hasta al más duro y frío de los corazones, una escena de amor en su forma más pura y genuina.

Una ambulancia estaba detenida a un costado de la calle, mientras los paramédicos atendían a una persona en la vereda. Resulta que minutos antes, un hombre se había desmayado mientras paseaba a su perra.

Anderson Fechner Bahi

Sin embargo, lo que ocurrió después fue lo que sorprendió a Anderson. Luego de que los paramédicos cargaran al hombre en la ambulancia para llevarlo al hospital, la pequeña perrita no quiso quedarse fuera y se subió al parachoques trasero del vehículo, insistiendo en que la llevaran también a ella.

Anderson Fechner Bahi

Las fotos que captó Anderson nos hacen recordar de inmediato esa escena de Toy Story, en donde Woody y Buzz se suben al parachoques del camión de mudanza mientras son perseguidos por un feroz can.

Fechner Bahi sólo pudo ver la escena desde su automóvil, pero le bastó para darse cuenta de que el amor que la perrita le tenía a su dueño era algo muy especial. Afortunadamente los paramédicos también pudieron ver esto y abrieron las puertas traseras para que la peluda pudiese entrar y acompañar a su humano.

Pero esta manifestación genuina de devoción no se terminó allí. Una vez llegados al hospital, el hombre fue llevado en silla de ruedas para adentro y, como la perra no podía entrar al recinto, decidió esperarlo pacientemente sentado afuera del hospital.

Amal Saker

No pasó mucho tiempo hasta que Maria Lúcia Muniz, rescatista animal de la zona que vive muy cerca del hospital, se enterara de la situación de esta perrita e inmediatamente se ofreció para darle un hogar por esa noche, en caso de que el procedimiento médico del hombre tomara más tiempo del esperado.

Afortunadamente, la espera de la can no fue larga, ya que el hombre sólo estuvo hospitalizado por 45 minutos y logró recuperarse sin problemas. Tanto él como la perrita fueron recogidos por su familia y llevados a casa.

Amal Saker

¡Una mascota nunca abandona!

Puede interesarte