Por Javiera González Ruiz
24 diciembre, 2018

Definitivamente su amor por los gatos deberá quedar de lado.

Si bien últimamente se ha desmentido bastante el mito de que los perros y los gatos se llevan pésimo, siempre hay excepciones que nos recuerdan que en el mundo podemos encontrarnos «de todo».

En este caso, son estos adorables perritos, que no lucían demasiado tiernos el día que su dueño les mostró el nuevo cojín que había comprado para el sofá.

Resulta que su dueño si bien es un amante de los perros -porque tiene 3- también parece ser un amante de los gatos, pero sus mascotas le impiden tener uno en casa, pues le hacen saber de todas las formas posibles que no podrán llevarse bien.

Facebook @LadBible

Así que no le queda otra que comprar objetos de felinos…

Pero también resultan ser un problema en casa. Al menos así quedó demostrado luego de que les mostrara el hermoso y cómodo cojín que había comprado con diseño de una cara de gato.

Facebook @LadBible

Los perros ni siquiera verificaron si se trataba de un animal real y enseguida comenzaron a gruñirle para espantarlo, pero al ver que el «gato» no reaccionaba, perdieron la paciencia y no dudaron en atacarlo.

Según las imágenes, de los tres perros hay uno que parece estar más molesto que los demás y le ladra cada vez que puede. Incluso en un momento intentó morderlo, pero su dueño se lo impidió.

Lo más gracioso es que ellos deben haber sentido que tenían la situación dominada, pero en redes sociales quedaron totalmente en ridículo.

Mira aquí la graciosa escena:

¡Por suerte no era un gato real!

Puede interesarte